Chabolistas en Zaragoza

Pobre gente, todos tenemos derecho a los servicios básicos y, en su caso, a una segunda oportunidad.

Yo me presto a ayudar a esos pobres gitanos que viven en chabolas. Lo haré con mis impuestos para que el Ayuntamiento les dé una VPO antes que a mí; lo haré con el dinero de mi bolsillo, cuando los gitanos me atracan o piden dinero; lo haré comprándoles el bidé, las tuberías, etc., que venden en el rastro de la plaza de toros, y que previamente retiran del pisito VPO que el Ayuntamiento les ha dado, y a mí, no; seré tolerante con su cultura, a pesar de que minusvaloran a sus mujeres y desprecian a la nuestra; también agacharé la cabeza y cederé ante su chulería.