El dinero de la Iglesia

Quiero contestar a la carta Cristianos ofendidos, publicada el pasado viernes.

¡Qué opinión más simple! ¡Cuánta hambre le quitaría al mundo si usted tuviese 15.000 millones de euros y los diese todos de una vez! Muy poco, creo yo. Pero si los invierte y saca producto de ellos, daría para mucho más.

¿Sabe lo que rinden las visitas turísticas al Vaticano, por ejemplo? ¿Sabe acaso el dinero que gasta la Iglesia católica en dar de comer, atender, costear todos los establecimientos donde acoge a tanto anciano y enfermo de todas clases que los gobiernos no atienden?

Eso lo puede hacer porque controla y distribuye muy bien el dinero y las propiedades que le dan aquellos que viven de la palabra de Dios.