Carta a Harvey Weinstein

Carta a Harvey Weinstein

Isra Álvarez
ISRA ÁLVAREZ PERIODISTA

Durante décadas, pare un momento y vuelva a leerlo: décadas, usted, Harvey Weinstein, abusó de las mujeres que tenía en su entorno laboral, tal y como se ha visto obligado a reconocer. Para quien no le conozca a usted le presento: cofundador de Miramax, un emporio de producción y distribución de películas de Hollywood con poder casi divino en el mundo audiovisual. La cosa era terriblemente sencilla, ¿verdad, señor Weinstein? Si eras mujer y mona había trueque: sexo a cambio de una carrera laboral. Un truco o trato que haría vomitar a cualquiera con una mínima ética o moral. El hecho de que usted sea (siempre atendiendo a las denuncias y testimonios que han aflorado) una persona despreciablemente acomplejada, dispuesto a someter a mujeres a su voluntad abusando de su poder, le convierte en el principal culpable. Pero no es el único. Todo su entorno sabía lo que usted hacía. Todos se callaron. Un nuevo trato, esta vez más ventajoso, para quienes le encubrieron: silencio a cambio de prosperar. A ellos nadie les pedía masajes desnudo, no se les condicionaban favores o proferían amenazas a cambio de sexo, nadie les tendía encerronas en habitaciones de hotel… Usted se sentía intocable, impune. Y lo era. Aún habrá quien se pregunte por qué hacen falta más mujeres en puestos de responsabilidad. Quizá si las hubiera usted no habría podido vejar a mujeres durante años. ¿No se sentía usted como una mierda sabiendo que el abuso de poder era la única forma de conseguir sexo? A quienes lo sabían y callaron… que el karma, dios o el destino les cobre esa vergonzosa deuda. Son cómplices. Y ahora, cuando sale a la luz esta porqueriza, esos cómplices tienen la desvergüenza de intentar sacudirse la culpa diciendo que todo el mundo lo sabía. Que era un secreto a voces. No, era un secreto a silencios cobardes. Lo peor de este asunto es que no pasa solo con usted. Muchos otros presentadores, directores y gerifaltes se han visto (por fin) frente a su culpa y su castigo. Las víctimas tuvieron que elegir: denunciar y desaparecer o seguir trabajando en una profesión que amaban. ¿Para qué denunciar si nadie te hará caso? ¿Para qué si usted tiene amigos en la industria y en la política y dinero para abogados caros y para arruinar a cualquiera? Emily Best, fundadora y directora de Seed & Spark, denuncia que así funciona el mundo audiovisual: "Literalmente estamos diciendo a los jóvenes de la industria: 'Prepárate para el abuso'". "Todo el mundo protege al 'genio'... Y todos estamos de acuerdo en que las mujeres pueden ser daños colaterales", añade la ejecutiva. Ese es el inhumano dogma de su industria: si hace dinero…, que haga lo que quiera.

Hasta nunca, pájaro. Isra Álvarez

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/isra-alvares-carta-harvey-weinstein-3156488/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información