Identifican los restos de Quevedo por una anomalía en su fémur

Francisco de Quevedo
Retrato de Francisco de Quevedo. (ARCHIVO)
Ampliar
  • Una torsión en el hueso de la pierna indica que su dueño padecía una cojera
  • Se han encontrado sus restos entre otros 167 conjuntos de restos de animales, ancianos y niños
  • Aún no se sabe donde se conservará lo que queda del escritor
El fémur derecho de Francisco de Quevedo, que presentaba una anomalía debido a la cojera del literato, sirvió de indicio para identificar los restos del escritor, que se encontraban entre otros 167, como mínimo, en la parroquia de San Andrés Apóstol, en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real).

Así lo aseguró en rueda de prensa el director del equipo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) que ha recuperado e identificado los restos de Quevedo, José Antonio Sánchez, quien explicó los resultados de esta investigación.

las tareas se prolongaron más de lo pensado porque fue un trabajo muy arduo"

Sánchez explicó que "las tareas se prolongaron más de lo que teníamos pensado porque fue un trabajo muy arduo", afirmó el director del equipo, quien señaló que los restos se encontraban en la cripta de Santo Tomás de Villanueva, en la Iglesia de San Andrés, junto con "otros 167 más como mínimo", los cuales fueron todos analizados.

Los huesos de Quevedo estaban junto a restos de animales, de niños pequeños, así como de jóvenes y ancianos. Se hicieron varias discriminaciones hasta quedarse con un grupo de restos que cumplían con el perfil del escritor, fallecido a los 65 años de edad.

Finalmente se identificaron los restos de Quevedo porque el fémur derecho tenía una torsión que reflejaba que la persona a la que pertenecía era coja, como el escritor.

Subrayó que la identificación se completó además porque la talla y la edad correspondían con las de Quevedo, por lo que, aunque no pudo asegurar al cien por cien que correspondían a él, "porque ningún método lo puede hacer", dijo que los huesos son del literato.

Se identificaron los restos porque su dueño era cojo, y tenía la edad y la altura de Quevedo al morir

En total, se han podido recuperar diez piezas del esqueleto, algunas vértebras, los dos fémures y una clavícula; del cráneo, según apuntó, "no se sabe nada", ya que es una de las partes más frágiles y de las que antes se deterioran.

En casos similares se identifica los restos a través del ADN de los huesos, pero esta prueba necesita una muestra para cotejar, y en este caso no existía.

Ahora, falta por determinar dónde descansarán los restos de Quevedo, aunque el alcalde de Villanueva de los Infantes adelantó que tanto la iglesia como el ayuntamiento de esa localidad quieren que regresen a ella.

Francisco de Quevedo falleció en septiembre de 1645 en el Convento de Santo Domingo de Villanueva de los Infantes, lugar en el que, según dijo en su testamento, deseaba ser enterrado. Esta voluntad no llegó a cumplirse, puesto que fue inhumado en la cripta que la familia Bustos poseía en el citado templo infanteño.

Los restos que había en esta cripta fueron trasladados casi un siglo después a la de la Iglesia de San Andrés Apóstol, que permaneció escondida hasta 1955, en que se descubrió cuando se estaba excavando en la Sala Capitular del templo

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/224010/0/quevedo/restos/femur/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios