París-Valencia

Como vecina, me siento aludida y le contesto. En Valencia no existen indicios de actos similares, aunque sus palabras sí pueden generar una alarma de alto coste para la convivencia. Dice que actúa movida por su «responsabilidad», pero se limita a plantear soluciones policiales y pide una reunión para establecer medidas de seguridad.

Ahora bien, ¿cuándo trabajará el Ayuntamiento por el implemento y la eficacia de medidas de integración social? ¿Cómo mejorará las condiciones de quienes viven y trabajan en la ciudad, vengan de donde vengan?, ¿cuándo concretará las garantías de convivencia entre culturas, procedencias o ideologías?, ¿por qué no insta a la Generalitat a mejorar su trabajo?

Si no quiere otro París no imite la mala gestión de sus autoridades: haga un diagnóstico certero de la situación y respete a todos nuestros conciudadanos. Escuche a las entidades políticas, culturales y sindicales que ya trabajan en ello. Faena hay para todos.