Versión impresa

Qué cruz

Es curioso esto de los curas: no venden una escoba en sus centros de trabajo –miren cómo están las iglesias los domingos– pero le han cogido el tranquillo a la manifa y así han conseguido hurtarnos un debate fundamental: el de la calidad de la enseñanza. Ésta sí que es una cuestión de Estado.

En todos los informes internacionales los estudiantes españoles están en el vergonzoso furgón de cola, no ya de Europa, sino de todos los países desarrollados. Pero en vez de hablar de eso, el tema se ha convertido en que sea o no ¡evaluable! la religión. No se quedan los curas calladitos con el cerca de medio billón de las antiguas pesetas que se llevan calentitas todos los años para sus centros, a la sombra de la cruz, como en la foto.

Han hecho incluso arrinconar una de las pocas reivindicaciones que deberían tener los socialistas: una defensa radical de la enseñanza pública, como método de acercarse a la igualdad de oportunidades. El dinero público, al cole público. Y el que quiera adoctrinar a sus hijos, que lo pague de su bolsillo o que los lleve a su parroquia, a la mezquita o al centro más cercano de hare krishna. O, ya en plan cruel, que les deje ver el telediario de Germán Yanke en Telemadrid.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios