La Universidad-isla

Vivimos entre atascos de tráfico, con ausencia de carril-bici y sin metro que recupere a los barrios aislados o llegue hasta los centros comerciales, deportivos y de ocio. ¿Y los universitarios, qué? ¿Dónde viven? ¿Cómo llegan? ¡Eh, chic@s! ¿Estáis bien en el limbo? La Universidad de Murcia mueve en su sede de Espinardo un flujo en torno a los 30.000 ciudadanos al día que realizan más de un viaje. Una auténtica ciudad flotante que cada jornada se traslada al completo. Este colectivo no puede llegar andando a sus aulas, o lo tiene muy difícil y con gran peligro. ¿Dónde están las grandes avenidas que deberían unir la ciudad con la Universidad-isla? El paseo de Ronda Norte al campus de Espinardo por una alameda no llevaría más de 45 minutos. Y más de uno se evitaría el gimnasio. Murcia ha tenido rectores estupendos, pero han conseguido generar una ínsula unida al mundo real por pequeños puentes –aprovecho para expresarlo como metáfora–.