CNI: atentado a la inteligencia

Pensar que un organismo como el Centro Nacional de Inteligencia se encuentra actualmente en manos y bajo la responsabilidad de un aparentemente desequilibrado, causa escalofríos.

El ridículo que estamos padeciendo, va camino de convertir al CNI, con su director al frente, en el hazmerreír de la Inteligencia a nivel internacional.

La utilización y aprovechamiento personal de un medio público está provocando que se cuestione, entre otras cosas, su equilibrio emocional. Da la sensación que confunde sus aficiones y caprichos con los intereses profesionales a los que sirve. Acciones como trucar fotos o someter a ciertos subordinados a la "máquina de la verdad" resulta grotesco.

Imaginar cual podría ser su próxima ocurrencia origina pavor

Toda una caza de brujas que nada tiene que ver con los intereses nacionales del CNI. El presidente del Gobierno y los ministros de Interior y Defensa deberían cuestionarse muy seriamente si Alberto Saiz está capacitado para continuar como responsable de la Inteligencia Nacional. Imaginar cual podría ser su próxima ocurrencia origina pavor. Su inseguridad le obliga a sospechar de todo y de todos, y de ahí deriva su insufrible manía persecutoria.

Que el director del CNI comparezca ante la Comisión de Secretos Oficiales no aporta nada en relación con las denuncias que pesan sobre él, tal como se ha demostrado. Las facturas presentadas tampoco clarifican quién las ha pagado ni el origen del dinero. Lo suyo sería que la citada comparecencia se efectuase ante la Comisión de Defensa.

Invitar a sus propios Agentes a pasar por la prueba del "polígrafo" es un hecho que, cuando menos, desestabiliza el clima del Centro. Lo que realmente habría que averiguar es el tipo de información de la que dispone el director del CNI sobre personas tanto pertenecientes al Gobierno comola Oposición y otros estamentos.

Esa documentación, hábilmente manejada, le proporcionaría a Alberto Saiz un poder omnímodo y los posibles afectados lo saben.... Lo ideal seria que fuese el propio Alberto Saiz quien se ofreciera voluntariamente a somerterse a una sesión del "polígrafo" televisada en directo para enterarnos de la compra de patatas gallegas a sus familiares y alguna que otra cosa más....

Como próximos invitados a pasar por la experiencia, yo propondria a los Sres. Chaves y Bárcenas. ¡Éxito garantizado!

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios