La educación física

«La educación física puede pasar de ser un derecho a ser un privilegio». Repito las palabras de un colega de profesión que no paran de darme vueltas por la cabeza, porque estoy enamorada de lo que hago, y alucino con la pasión que tienen los niños y niñas por mi área en la escuela...

Estoy muy triste, porque el nuevo currículum en Catalunya la reduce a una hora a la semana. Si yo fuera niño o niña de Primaria, me rebelaría; si fuera padre o madre, protestaría, y como maestra, algo haré... Escribiré cartas, haré lo que pueda.

La educación física es un elemento muy motivador para los niños, ¡es una necesidad! Necesitan moverse, y aprenden a respetar normas, a relacionarse, a expresarse corporalmente, a aceptar la diversidad, a asumir hábitos higiénicos, a aprovechar el tiempo de ocio de una forma saludable...

Y ¿quién no está pensando en la obesidad? Señores y señoras que habéis decidido reducir la educación física, me estáis haciendo llorar por mis alumnos que el año que viene tendrán una hora a la semana y, si no, pregunten a sus hijos e hijas.