Peregrinaje de los disléxicos

Un año más volvemos a partir los corazones de nuestros hijos por tener que sacarlos de sus colegios, separarlos de sus amigos... Cuando en el colegio te dicen que no pueden ayudar a tu hijo, comienza de nuevo la desesperada tarea de buscarle otro, con la esperanza de que al menos le comprendan y con un poco de suerte hasta le ayuden. Las asociaciones de dislexia nos hemos comprometido a destapar el dolor de tantas familias que están sufriendo el desconocimiento de los profesionales y la falta de compromiso político.