Se discrimina a los disléxicos

Las personas con dificultades específicas de aprendizaje tienen sus derechos. Hace un año que se aprobó la ley para estas personas y aún las administraciones autonómicas no han hecho nada para ayudarlos.

Nadie se atrevería a hacer correr un maratón a un cojo, pero se atreven a obligar a un disléxico a leer y escribir textos que le superan.

Los disléxicos no son vagos, son lentos porque trabajan con herramientas que no son idóneas para ellos. No confundamos su inteligencia con su capacidad para leer y escribir. Ellos sufren y su familia también.

Algunos, según el grado de su dislexia, podrán salir adelante con una pequeña ayuda. Otros podrían aprender sin libros. Pero ¿dónde están esas escuelas? ¿Quién no ha oído hablar de María Montessori o de Ovide Decroly? Los niños deben aprender con la práctica. Basta ya de escuelas tradicionales. A. P. G. Murcia.

El Defensor del Pueblo está con los celiacos en nuestra exigencia de que la Consejería de Educación ofrezca en los colegios de Murcia menús para alérgicos al gluten.

Probablemente cuando esto se apruebe, mi hija ya no estará en el colegio, pero es mi deber como padre impedir que otros pasen por lo que pasamos nosotros.

Pagamos los mismo impuestos y recibimos menos prestaciones. Alonso.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios