Un baile de animadoras con un final sorprendente