El vitíligo no le impidió lograr su sueño