Una montaña de grasa bloquea las cloacas de Londres