La gran mezquita de Bruselas, desde dentro