Un truco de manos que está dejando a la gente con los ojos como platos