Barcelona prohíbe circular a los vehículos más contaminantes