Operarios trabajan después de los altercados de Barcelona