Los donostiarras hacen frente al calor en la playa