El Rey se centra en el papel constitucional de la Princesa