Robert Pattinson es uno de las estrellas en el Festival de San Sebastián, pero su llegada este miércoles fue de lo más controvertida. Entre abucheos, así recibieron los fans al actor, y es que después de horas de espera para verle, él ni se paró.