El escultor obsesionado con la intimidad humana