No ha hecho falta ni una semana desde el lanzamiento para que los hackers consiguiesen piratear la nueva PSP Go, la portátil de Sony centrada en la distribución de juegos mediante descarga.

Sony confiaba en que el nuevo modelo de PSP resistiese los esfuerzos de los hackers. Para evitar el pirateo se tomaron medidas como hacer que la batería no fuese extraíble. Pero todos los obstáculos no han sido suficientes.

El hacker no publicará más información para impedir que Sony dificulte su trabajo

Un usuario apodado Freeplay ha encontrado una vulnerabilidad en el sistema de carga de las partidas guardadas de un determinado videojuego que permite acceder a la consola y modificar algunos de sus datos.

El hacker no ha revelado de qué juego se trata. Además, ha dicho que no publicará ninguna información sobre el fallo o el código para impedir que Sony dificulte su trabajo con la próxima actualización de la máquina.