El encantador pueblo de pescadores con calas de ensueño en la Costa Dorada

En España, tenemos encantadores destinos que cautivan por sus paisajes, gastronomía, riqueza artística y más. Entre estos, hoy destacamos el pueblecito de pescadores con calas de ensueño en la Costa Dorada, un rincón perfecto para los viajeros.
Situado en plena Costa Daurada, Calafell se ha convertido en un destino especial para familias. Si esta playa, especialmente larga, se llama así es porque se llena de niños. Una pendiente poco pronunciada para entrar al mar, su poca profundidad y una excelente arena, ideal para hacer castillos, así lo justifica.
Situado en plena Costa Daurada, Calafell se ha convertido en un destino especial para familias. Si esta playa, especialmente larga.
Eugene Sergeev
Situado en plena Costa Daurada, Calafell se ha convertido en un destino especial para familias. Si esta playa, especialmente larga, se llama así es porque se llena de niños. Una pendiente poco pronunciada para entrar al mar, su poca profundidad y una excelente arena, ideal para hacer castillos, así lo justifica.

La geografía española está llena de rincones bonitos que merece la pena visitar por unas u otras razones, ya sea por sus paisajes, por su gastronomía, por su riqueza artística o cultural, etcétera. Entre todos ellos, tenemos que destacar al pueblecito de pescadores con calas de ensueño más bonito de la Costa Dorada, un destino ideal para turistas.

Nos referimos a Calafell, un municipio ubicado en la provincia de Tarragona, dentro de la comarca del Bajo Penedés, un pueblo enigmático que merece ser descubierto. La localidad se puede dividir en dos partes claramente diferenciadas, lo que es el pueblo, que está en un monte bajo la mirada de un castillo del siglo XI, y la playa, que cuenta con una cala de gran interés.

Para llegar al lugar de manera sencilla se debe tomar la C-32, contando Calafell con una salida propia en la autopista que permite llegar a la zona del pueblo, por lo que no tiene ningún tipo de pérdida.

Qué hacer en Calafell

Calafell es un destino ideal para todas aquellas familias o grupos que quieran disfrutar de un destino bonito, en el que saborear una rica gastronomía y en el que relajarse en la tranquilidad que ofrece su costa. Este pueblo de pescadores tiene numerosos lugares de gran interés, como son:

  • Ciudadela Ibérica de Calafell: Se trata de un yacimiento arqueológico que está situado frente a los estanques de la playa, un espacio en el que se podrá recorrer las calles de este poblado en el que residían los iberos cosetanos.
  • Museo Casa Barral: En su momento fue una tienda de pescadores y ahora es el Museo Casa Barral, situada en el Paseo Marítimo de Calafell. En ella residió Carlos Barral, editor y poeta, uno de los escasos tesoros arquitectónicos que persisten, evidenciando de manera vívida el legado marinero que caracteriza la historia de esta localidad. Sin duda, se trata de un rincón lleno de historia.
  • Cofradía de Pescadores: Este edificio histórico, que desde 2016 funciona como centro de interpretación de la tradición pesquera de la localidad, brinda la oportunidad de descubrir cómo era la vida décadas atrás.
  • Iglesia de San Pedro Pescador: Esta iglesia edificada en el siglo XI fue diseñada por el arquitecto José María Jordan, aunque posteriormente recibió trabajos de supervisión. J. Perelló fue el encargado de crear la imagen de San Pedro Pescador.
  • Castillo de la Santa Creu: Esta fortaleza data del siglo XI y fue construida para proteger el imperio Franco de los musulmanes. Tiempo más tarde fue usada como residencia señorial. A partir del siglo XV fue decayendo y en el siglo siguiente ya habían sido destruidas por completo sus murallas. De sus ruinas solo se conserva la iglesia románica del siglo XI, además del altar de la Santa Cruz, la prisión. El campanario, la cisterna y el conjuratorio.
  • Calafell Slide: Destacando en el Monte Escarnosa, este tobogán colosal de 700 metros de extensión se erige como uno de los principales encantos de la localidad. Desde él es posible disfrutar de unas espectaculares vistas, y además es posible disfrutar de su terraza.
  • Playas de Calafell: Este pueblo cuenta con tres playas para poder tomar el sol y refrescarse: la Playa Mas Mel, con una longitud de 1.400 metros; la Playa Calafell (1.100 metros de longitud) y Playa Segur (1.700 metros de longitud).

A todo ello hay que sumar la exquisita gastronomía del pueblo, siendo el arrossejat uno de los platos más típicos, una comida casera que podrás disfrutar en sus múltiples restaurantes.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento