Logo del sitio

Así funciona la compraventa de electricidad solar entre vecinos que podría ahorrarte unos euros en la factura

Sonnen instaló placas solares y sistemas de almacenamiento energético en 7 casas alemanas.
Sonnen instaló placas solares y sistemas de almacenamiento energético en 7 casas alemanas.
William Mead de Pexels vía Canva.com

El incremento del precio de la luz ha supuesto que muchas familias españolas se planteen la idea de instalar paneles solares en sus hogares. Esta opción resulta todavía más interesante desde que se aprobó el Real Decreto 477/2021 que destinaba 660 millones de dólares en ayudas para instalaciones de autoconsumo, almacenamiento y climatización con energías renovables. 

Un estudio reciente demuestra que, con un novedoso sistema fotovoltaico, se podría compartir la energía generada con el vecindario. Si se pusiese en práctica, las familias no solo dejarían de pagar por la luz en sus casas, sino que además podrían recibir dinero con sus placas.

El nombre del sistema energético es BASE.V y se ha probado durante 6 meses en Dietfur (Baviera, Alemania). Mediante este servicio, los usuarios podían comprar y vender energía entre sus vecinos con precios mucho más asequibles del que actualmente estamos viendo en las facturas.

El proyecto de BASE.V

El estudio se llevó a cabo por unos investigadores de la Universidad Técnica de Múnich (TUM) y comenzó en 2021. Su propósito principal era conocer qué sucedería si el número de viviendas que apostaban por la instalación de paneles solares seguía creciendo.

Con la colaboración de la empresa energética Sonnen, colocaron un sistema de paneles solares, una unidad de almacenamiento de energía y un coche eléctrico con su propia estación de carga en 7 casas de Dietfurt. Además, conectaron todos los hogares a través de una red de área local virtual (VLAN).

El sistema energético permitía que los vecinos comprasen o vendiesen energía almacenada.
El sistema energético permitía que los vecinos comprasen o vendiesen energía almacenada.
Sonnen

El equipo de la TUM evaluó el consumo y la producción de electricidad de cada vivienda. Asimismo, las familias participantes podían comprar más electricidad o vender el exceso generado mediante una plataforma comercial central.

Según explican, la compraventa de la electricidad se hacía mediante ‘contratos inteligentes’ procesados por una pasarela de cadena de bloques (blockchain) de Moxa, que es una empresa especialista en informática y comunicaciones.

Para que los vecinos supiesen la energía que tenían almacenada, se usó el modelo de semáforo de la Asociación Federal de Gestión de la Energía y el Agua.

  • Verde: no hay restricciones. Los participantes pueden guardarla para consumirla posteriormente o venderla. 
  • Amarillo: hay un alto consumo o inyección. 
  • Rojo: el vecino debe vender energía para evitar una sobrecarga aguda.

El sistema BASE.V está en fase experimental. No obstante, Susan Käppeler, directora de Sonnen, detalla que el sistema podría convertirse en habitual en un futuro: "Necesitamos una infraestructura energética digital en la que los contadores inteligentes sean el requisito básico. Pero también un marco normativo que permita los incentivos económicos que han dado resultado en el proyecto".

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento