El chip corporal más pequeño del mundo: su tamaño es similar a un ácaro de polvo y su misión es medirte la temperatura

El chip se pone en la punta de la aguja para poder introducirlo.
El chip se pone en la punta de la aguja para poder introducirlo.
20BITS

Últimamente, los conceptos de tecnología y sanidad van cogidos de la mano debido a los avances que hemos podido leer en las últimas semanas: desde un chip subcutáneo para detectar posibles infecciones por coronavirus, pasando por las cámaras en miniatura que podrían diagnosticar cáncer de intestino, hasta llegar a las cápsulas que liberan insulina.

La miniaturización de la tecnología cada vez se hace con más frecuencia, por ello, los ingenieros de la Universidad de Columbia han conseguido desarrollar el chip más pequeño del mundo para insertarlo en los humanos con el objetivo de medir la temperatura corporal de manera precisa.

¿Cómo implanta en el cuerpo humano?

El chip se inyecta mediante una aguja hipodérmica, es decir, un instrumento sanitario compuesto por una aguja hueca y una jeringa para introducir sustancias en el cuerpo (por ejemplo, las vacunas).

Este implante es un circuito electrónico plenamente funcional que posee un volumen de 0,1 milímetros cúbicos. Podríamos decir que su tamaño es similar a un ácaro de polvo, ya que solo se puede visualizar a través de un microscopio.

La elaboración de un chip tan pequeño

La innovación de este chip es una tendencia en los fabricantes que deciden introducir todos los componentes de un sistema informático en una pieza tan pequeña. Gracias a la inclusión de un transductor piezoeléctrico (la capacidad de generar una carga eléctrica bajo tensión mecánica) a modo de antena, se ha conseguido realizar su creación para añadir también las comunicaciones inalámbricas a través del ultrasonido.

El único inconveniente es que las longitudes de onda que se barajan son demasiado grandes para un dispositivo tan pequeño.

Una vez introducido en el cuerpo, ¿qué podrá detectar?

Como hemos mencionado anteriormente, el chip quiere ser capaz de detectar la temperatura corporal en tiempo real y las variaciones de intensidad derivadas de la aplicación de ultrasonidos de manera terapéutica.

A pesar de que sus funciones son limitadas en la actualidad, los científicos aseguran que se podría llegar a emplear para diagnosticar los niveles de glucosa o la presión arterial.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento