Logo del sitio

Una resonancia magnética permite ver la inflamación del cerebro 'in vivo' por primera vez

Dos imágenes del cerebro por resonancia magnética ponderada.
Dos imágenes del cerebro por resonancia magnética ponderada.
CSIC

Científicos del Instituto de Neurociencias de Alicante del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC-UMH) han conseguido visualizar por primera vez y con gran detalle la inflamación del cerebro 'in vivo' con la Resonancia Magnética ponderada por difusión (dw-MRI).

Según informó este viernes el CSIC, esta destallada radiografía de la inflamación cerebral no puede obtenerse con una resonancia magnética convencional, sino que requiere secuencias de adquisición de datos y modelos matemáticos especiales.

Una vez desarrollado el método, los investigadores pudieron cuantificar las alteraciones en la morfología de las diferentes poblaciones de células implicadas en el proceso inflamatorio cerebral. Este avance, que se acaba de publicar en la revista 'Science Advances', podría llegar a ser clave para cambiar el rumbo del estudio y tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer, el párkinson y la esclerosis múltiple.

La investigación, cuya primera autora es Raquel Garcia-Hernández, ha demostrado que la Resonancia Magnética ponderada por difusión puede detectar de forma no invasiva y diferenciada la activación de la microglía y los astrocitos, dos tipos de células del cerebro que están en la base de la neuroinflamación y su progresión.

Inflamación y neurodegeneración

La activación sostenida de dos tipos de células del cerebro, la microglía y los astrocitos, conduce a una inflamación crónica en el cerebro que es una de las causas de la neurodegeneración y contribuye a su progresión. Sin embargo, hay una carencia de enfoques no invasivos capaces de caracterizar específicamente la inflamación cerebral 'in vivo'.

El estándar de oro actual es la tomografía por emisión de positrones (PET), pero es difícil de generalizar y está asociada a exposición a la radiación ionizante, por lo que su uso está limitado en poblaciones vulnerables y en estudios longitudinales, que requieren el uso de PET de manera repetida durante un período de años, como es el caso de las enfermedades neurodegenerativas.

Frente a estos inconvenientes, los investigadores del IN-CSIC-UMH desarrollaron una estrategia innovadora que permite obtener imágenes de la activación de la microglía y de los astrocitos en la materia gris del cerebro mediante resonancia magnética ponderada por difusión.

También demostraron que esta técnica es sensible y específica para detectar la inflamación con y sin neurodegeneración, por lo que ambas condiciones pueden ser diferenciadas. Además, permite discriminar entre la inflamación y la desmielinización característica de la esclerosis múltiple.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento