¿Puede el yogur reducir el riesgo de diabetes? Esto es lo que dicen los expertos

España es el segundo país europeo en número de personas diabéticas, una enfermedad cuya prevención es uno de los beneficios que los fabricantes quieren destacar de este lácteo, si bien es una propiedad que no consigue por sí solo.
Yogur pasteurizado
Los beneficios de los lácteos ya eran conocidos por la población en cuanto a las proteínas o el calcio, y ahora se sumará la posible prevención de una de las patologías más prevalentes a nivel mundial.
Josep M Suria/ Freepik
Yogur pasteurizado

La reciente decisión de las autoridades estadounidenses de permitir que los fabricantes de yogur indiquen en sus etiquetas que este lácteo puede prevenir la diabetes tipo 2, ha suscitado diversidad de opiniones en los medios. Aunque en dichas etiquetas deberá leerse que la evidencia científica es "limitada" con respecto a la ingesta diaria, el debate está servido. ¿A qué tipo prevención se está aludiendo?

Se trata de una reclamación iniciada en 2018 por la marca Danone, multinacional agroalimentaria de origen español, y cuya aprobación ha conseguido seis años después por parte de la FDA (Food and Drug Administration), la agencia gubernamental de Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos.

Lo cierto es que, a día de hoy, no se ha realizado un estudio de la suficiente entidad que avale científicamente la ecuación directa entre la ingesta diaria de un lácteo concreto como es el yogur y la reducción del riesgo de padecer diabetes tipo 2.

La clave podría estar en dos bacterias

Como apuntan desde la Harvard School of Public Health, aunque efectivamente se han realizado investigaciones sobre las propiedades del yogur con respecto a diversas patologías, no está claro cuál es el mecanismo que podría explicar su incidencia sobre la diabetes. La hipótesis que se apunta desde la prestigiosa universidad son sus bacterias vivas, responsables de reducir la inflamación y mejorar la acción de la insulina en el cuerpo.

Del yogur conocemos sus nutrientes, especialmente su alto contenido en proteínas y calcio. Sin embargo, la ciencia también ha puesto el foco en las dos bacterias que actúan en su proceso de fermentación, Streptococcus thermophilus y Lactobacillus bulgaricus. Ambas se encuentran vivas en una cantidad de entre 100 millones y 10.000 millones por cada envase de yogur.

¿Hay aval científico real?

La regulación del peso corporal o la protección con respecto a enfermedades cardíacas son dos de los ámbitos en los que se han hecho más ensayos científicos con humanos con respecto a la acción de estas bacterias presentes en el yogur.

En concreto, hay dos estudios que se han ocupado de relacionar la ingesta diaria de este lácteo específico con: la ganancia de peso de hombres y mujeres con la edad; la enfermedad arterial en mujeres de edad avanzada y el riesgo de diabetes en mujeres posmenopáusicas. En los grupos analizados, el riesgo menor de desarrollar diabetes tipo 2 se fijó en porcentajes no demasiado llamativos, entre un 14 y un 18 por ciento, tal y como recuerdan desde la Universidad de Harvard.

El epidemiólogo Frank Hu señalaba recientemente en The New York Times que si bien esas bacterias vivas pueden reducir la resistencia a la insulina, el lácteo por sí solo no previene la enfermedad, sino que debe ser concebido como un factor más junto a una dieta cardiosaludable que permita mantener un peso corporal adecuado.

Referencias

Harvard School of Public Health (2024, 12 de marzo). Eating yogurt may help reduce Type 2 diabetes risk. https://www.hsph.harvard.edu/news/hsph-in-the-news/yogurt-type-2-diabetes/

Harvard (s.f.). The Nutrition source: Yogur. https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/food-features/yogurt/

¿Quieres recibir los mejores contenidos para cuidar tu salud y sentirte bien? Apúntate gratis a nuestra nueva newsletter.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento