Qué pasa si comes gazpacho cada día

Esta es una de las elaboraciones más socorridas en verano.
Gazpacho, una de las elaboraciones más socorridas en verano.
Freepik

El gazpacho es una de las recetas tradicionales y más típicas de nuestra gastronomía, ideal para las comidas del verano, ya que con las altas temperaturas apetece comer algo ligero, fresco y muy fácil de preparar. Además, comer gazpacho cada día aporta beneficios por sus ingredientes nutritivos, completos y naturales. 

La elaboración del gazpacho, como ocurre en la mayor parte de recetas tradicionales, varía de una casa a otra, pero normalmente se hace utilizando aceite de oliva, vinagre, agua y hortalizas y verduras, siendo las más típicas el tomate, el pimiento, la cebolla, el pepino o el ajo. 

Beneficios de comer gazpacho: una forma de hidratarse

En primer lugar, el gazpacho se convierte en una forma de hidratarse durante el verano. Su composición en agua, verduras y hortalizas hacen de este preparado una fuente de hidratación perfecta para los meses de calor.

Así, al consumirse frío, también es una buena forma de refrescarse y nutrirse: "Nuestra rica gastronomía dispone de variados productos que contribuyen a conseguir una correcta hidratación y aportan gran cantidad de nutrientes, como el gazpacho. Los alimentos sólidos también contienen agua, algunos en cantidades considerables (fruta, verduras y hortalizas)", explican desde la Fundación Española de Nutrición (FEN).

Su contenido en vitaminas y otros nutrientes esenciales

Sea cual sea la receta de gazpacho que se elabore, el tomate es uno de los ingredientes que no puede faltar en la elaboración. Este ingrediente está compuesto en su mayoría por agua y por hidratos de carbono, aunque destaca la vitamina A y la vitamina C. De hecho, una ración de tomate cubre el 61% de las ingestas recomendadas de vitamina C. 

Igualmente, dependiendo de la variedad cultivada, del grado de madurez y del modo de cultivo y forma de maduración, el tomate destaca por su composición en licopenos. Además, el tomate combinado con aceite mejora la absorción del licopeno en nuestro organismo, algo beneficioso por su gran poder antioxidante.

En cuanto a los pimientos, existen muchas variedades, por ejemplo, la de pimiento morrón. Esta variedad es de bajo contenido energético, ya que su componente principal es el agua. Además, contiene proteínas e hidratos de carbono en mayor cantidad que los pimientos verdes. 

Aunque se utilice pimiento verde o pimiento rojo, ambos son fuentes de vitamina C y B6. Así, una ración de pimiento morrón aporta el 135% de las ingestas recomendadas de vitamina C. Igualmente, de la vitamina A en un pimiento morrón destaca mayoritariamente por los b-carotenos, según FEN. 

Vitaminas y minerales destacan también en la composición de la cebolla, otro de los ingredientes que se suelen añadir al gazpacho. Tiene bajo contenido energético y es rica en potasio, un mineral que contribuye al buen funcionamiento de los músculos y del sistema nervioso. 

También es fuente de vitamina C, un nutriente que disminuye si la cebolla se cocina. Sin embargo, este problema no sucede con el gazpacho, que se come con los ingredientes crudos, solamente triturados. La vitamina C contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo. Por último, se puede añadir que las cebollas tienen alto contenido en quercetina, también con una importante función antioxidante. 

Por su parte, el pepino, aunque no tiene ningún nutriente que pueda destacar por ser de alto contenido, sí que destaca por su aporte de potasio y vitamina C,

que contribuye al total de la dieta. Esto es debido a que tiene un alto contenido en agua, de casi un 97%. 

Por último, el ajo es otro de los ingredientes que se suelen añadir al gazpacho. Es fuente de minerales, destacando el yodo, fósforo, potasio y vitaminas como la vitamina B6, según FEN. "Las propiedades del ajo están basadas sobre todo en los componentes sulfurados que contiene (alicina, alil/dialil sulfidos)", añade la fundación. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento