Mitos y verdades de los efectos del agua salada en nuestro cuerpo

El sudor, la arena y el agua salada pueden provocar irritaciones.
Agua salada del mar.
Freepik

El agua salada tiene fama de ser buena para la salud de la piel, una fama justificada, ya que aporta diferentes beneficios gracias a sus características naturales. Tanto es así, que en muchos centros y spas utilizan agua salada para algunos tratamientos.

Sin embargo, también hay algunos mitos o falsas creencias alrededor de los beneficios que otorga el agua salada a la piel, así como algunas contraindicaciones. 

Por tanto, todas aquellas personas que estén ya poniendo rumbo a la playa para disfrutar de unas vacaciones, deben saber cuáles son los los beneficios y los riesgos del agua salada del mar. 

Beneficios y riesgos del agua salada para la piel

En primer lugar, el agua salada del mar es una perfecta opción para exfoliar la piel, ya que la propia salinidad es un componente con gran efecto a la hora de eliminar las pieles muertas y de limpiar y depurar las toxinas e impurezas que se acumulan en la piel, tal y como indican desde la Clínica Herrera, expertos en dermatología.

El agua salada posee propiedades antisépticas, lo que hace que actúe también como un curativo para las pequeñas heridas que se presenten en la piel. De este modo, ayuda a la cicatrización de cortes, rozaduras y otras heridas, tal y como recoge EFESalud.

Igualmente, posee propiedades antibióticas para el organismo, ya que ayuda a eliminar posibles bacterias que afectan a la piel. En esta línea y dejando a un lado el cuerpo, la salinidad del agua del mar también puede producir beneficios a la hora de tratar problemas cutáneos del rostro, como el acné.

Entre estos beneficios, también se encuentra el de la producción de vitamina D. Concretamente, es la combinación del agua del mar salada y el sol aumenta la producción interna de vitamina D, fundamental para la vitalidad y elasticidad de la piel.

Sin embargo, a pesar de todos estos beneficios, también hay que tener en cuenta algunos riesgos, como es el caso de la irritación que puede producirse en la piel debido al agua salada y a la exposición solar. Por ello, tras un día de playa, hay que lavarse bien, retirar los restos de sal y arena e hidratarse con cremas o aloe vera.

Por otro lado, aunque el mar tiene poder desinfectante para pequeñas heridas, no es aconsejable bañarse en el mar cuando se tienen heridas con infección, ya que el agua del mar las puede empeorar. Para tratar las infecciones, se puede usar en casa agua tibia y sal, pero el agua salada del mar es contraproducente porque contiene bacterias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento