Efecto rebote: ¿qué es? ¿Por qué se produce tras una dieta extrema? ¿Qué consecuencias tiene?

Un estudio de cinco años de duración mostró que las personas con un índice de masa corporal de 20 o inferior recordaban el 56% de las palabras en una prueba de vocabulario, mientras que los participantes obesos (IMC de 30 o más) solo llegaban al 44%.
Después de realizar determinadas dietas, puede producirse un efecto rebote. 
Pixabay
Un estudio de cinco años de duración mostró que las personas con un índice de masa corporal de 20 o inferior recordaban el 56% de las palabras en una prueba de vocabulario, mientras que los participantes obesos (IMC de 30 o más) solo llegaban al 44%.

Adentrarse en un proceso de pérdida de peso no es nada sencillo. En lugar de mantener en el tiempo unos hábitos saludables, a través de una alimentación equilibrada y la práctica continuada de ejercicio, hay personas que eligen llevar a cabo una dieta extrema, para tratar de ver resultados lo más pronto posible, sin pararse a pensar en los riesgos que esto supone para la salud, así como del llamado 'efecto rebote'. 

Pero, ¿por qué se produce este efecto y qué consecuencias tiene? Esta es la pregunta que se plantean todos aquellos que han recuperado todo el peso perdido (e incluso más) después de haber realizado una de estas dietas milagro, con las que en la mayoría de casos no hay beneficios.  

¿Qué es el efecto rebote? 

Desde el Instituto de Ciencias de la Salud y Actividad Física explican que el efecto rebote es un efecto que consiste en el posterior aumento de peso, sobre todo de grasa, tras realizar una dieta de choque o hipocalórica. 

¿Por qué se produce? 

Sobrepeso
Imagen de dos personas con sobrepeso.
Getty Images / iStockphoto

Son tres factores los que, desde la citada institución, explican que influyen en que este fenómeno tan odiado, como perjudicial, se produzca.

  • Pérdida de masa muscular. Después de un periodo de tiempo en el que el cuerpo ingiere una cantidad de energía inferior a su gasto calórico, se pierde mucho peso. Este procede, en parte, de las grasas acumuladas, pero también del líquido intra y extracelular y de masa muscular. "¿Qué hace una persona tras una dieta? Comer lo mismo que comía antes, sin embargo, como ha perdido masa muscular, consume menos energía, por lo tanto, acumula grasa rápidamente", explican desde el Instituto de Ciencias de la Salud y Actividad Física.
  • Disminución en la síntesis de hormonas tiroideas. "Durante una dieta hipocalórica, nuestro organismo se pone en 'modo ahorro de energía'. Es decir, como ingerimos tan poca energía a través de los alimentos, intenta aprovechar al máximo estas pequeñas ingestas que realiza la persona y cuando la dieta deja de llevarse a cabo lo aprovecha de forma más efectiva, por lo tanto, acumula ese exceso de calorías que ahora ingerimos", comentan al respecto desde la ISAF. 
  • Incurrir en excesos de carbohidratos y grasas tras la dieta. Esto sucede más a menudo de lo que parece, es que tras la restricción que hacen muchas personas de determinados alimentos, cuando acaban la dieta vuelven a tomar alimentos no tan sanos y de forma compulsiva. 

¿Qué riesgos tiene el efecto rebote? 

Las consecuencias de sufrir uno o varios efectos rebote a lo largo de la vida pasan por la pérdida de fuerza muscular, deshidratación y desequilibrio de electrólitos, sensación de fatiga crónica o, incluso, problemas cardiovasculares. Más que el efecto rebote en sí mismo, es la drástica pérdida de peso que puede producirlo, la que puede generar graves problemas de salud, si no tiene un control de los profesionales. 

Las claves para evitar el efecto rebote 

Teniendo en cuenta todo lo anterior, para evitar el efecto rebote es importante empezar por no llevar a cabo este tipo de prácticas extremistas: dietas milagro o muy restringentes. "Lo recomendable es perder de 0´5 kg – 1 kg/semana (dependiendo de la necesidad particular) con una dieta realizada por un profesional y de forma controlada", apuntan en ISAF. Además, apuntan que es fundamental que, tras el proceso de pérdida de grasa, se efectúe una dieta de mantenimiento amoldada a los gustos de la persona con mayor aporte energético. 

"Realizar algunas sesiones de ejercicio físico a la semana e instaurarlas como hábito de vida es la mejor opción para mantenerse", tal y como cuentan en el Instituto de Ciencias de la Salud y Actividad Física. El objetivo, en definitiva, es el cambio de hábitos, ya que no se puede estar toda la vida haciendo dieta e instauran un estilo de vida saludable. 

¿Quieres recibir los mejores contenidos para cuidar tu salud y sentirte bien? Apúntate gratis a nuestra nueva newsletter.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento