Logo del sitio

Siete mitos sobre la masturbación que sigues escuchando y son mentira

Masturbación femenina
Masturbación femenina
PEXELS / BLOG DE LILIH BLUE

Masturbarse es una práctica normal y habitual. Según el Barómetro del Autoplacer elaborado por la empresa japonesa de productos sexuales Tenga en 2019, España está a la cabeza de los países en los que sus habitantes reconocen masturbarse (93%). Le siguen los ingleses con un 91%, los alemanes con un 89%, los estadounidenses con un 84% y los franceses con un 82%.

Este estudio también saca a la luz los hábitos de masturbación de los españoles y asegura que el 65% de los hombres confiesa masturbarse al menos una vez a la semana frente a un 42% en las mujeres. Sin embargo, a día de hoy siguen pululando varios falsos mitos sobre el autoplacer que confunden a muchas personas. Repasamos y rebatimos algunos de los más extendidos.

Causa enfermedades

Nada más lejos de la realidad. Está demostrado científicamente que la masturbación es fuente de salud y bienestar. El terapeuta sexual Peter Saddington asegura que gracias a la masturbación se liberan sustancias químicas complejas. Una de ellas es la dopamina asociada directamente con el bienestar y el descenso de los niveles de estrés.

Asimismo, hay varios estudios que respaldan la teoría de que la masturbación ayuda a protegernos contra las infecciones. Uno de ellos, realizado por el Departamento de Psicología Médica de la Clínica Universitaria de Essen, Alemania, confirmó que la masturbación aumentó el recuento de glóbulos blancos (encargados de combatir las infecciones por bacterias, virus, hongos y otro topo de patógenos), fortaleciendo el sistema inmunitario.

Por otro lado, un estudio realizado por la Universidad de Nottingham de Inglaterra y publicado en la revista British Journal of Urology International asegura que los hombres sexualmente más activos a partir de los 50 años cuentan con un pequeño efecto protector contra la aparición del cáncer de próstata. Eyacular entre dos y cuatro veces a la semana estaría relacionado con un menor riesgo de sufrir esta enfermedad.

Produce alteraciones del sueño

Todo lo contrario, mejora la calidad del sueño, ya que con esta práctica se liberan sustancias como las endorfinas y otros neurotransmisores que provocan somnolencia. De hecho, el Instituto francés de la Salud de Investigación Médica publicó un estudio que demuestra que tras el orgasmo, el cerebro entra en un estado de reposo que ayuda a conciliar el sueño.

No es bueno masturbarse durante la menstruación

Otro falso mito. Los expertos han estudiado la relación entre la masturbación y los dolores menstruales. Según explican, durante el orgasmo el cuerpo libera sustancias químicas que puede actuar como analgésico y reducir los dolores tan habituales en muchas mujeres. Por tanto, la oxitocina y la serotonina ayudan a afrontar los dolores menstruales.

Tiene efectos en la piel

Efectivamente… pero a nivel positivo. Cuando nos masturbamos el cuerpo se relaja, los vasos sanguíneos se dilatan y por tanto, aumenta el riego sanguíneo mejorando el aspecto de la piel y su oxigenación.

Causa infertilidad

Probablemente, uno de los mitos más extendidos y sin evidencia científica. Los expertos señalan todo lo contrario, ya que cuando un hombre está intentando ser padre lo recomendable es que no abandone la masturbación y la practique cada dos o tres días para renovar el esperma. Esta renovación es positiva, por un lado, porque la eyaculación aumenta los niveles de la hormona cortisol, que ayuda a mejorar el sistema inmunológico, y por otro, porque la expulsión adecuada y fluida de semen hace que las vías y los conductos se mantengan limpios.

Aún así, la fertilidad no depende de la frecuencia con la que un hombre se masturbe o mantenga relaciones sexuales, sino de la calidad del esperma. Si el esperma es bueno conservará su motilidad y las concentraciones normales de espermatozoides incluyo eyaculando todos los días.

Afecta a las relaciones de pareja

Los expertos aseguran que la masturbación es beneficiosa para las relaciones de pareja y no disminuye el placer sexual entre ambos. Por un lado, porque se puede utilizar como juego previo en las relaciones o como una forma de tener relaciones en sí misma, y por otro, porque ayuda a cada persona a conocer mejor su cuerpo, lo que le gusta y no le gusta y aquello con lo que alcanza mayor placer.

Produce adicción


Obviamente, cuanto más se practique, más ganas se tendrán de seguir haciéndolo por lo que los expertos recomiendan masturbarse de manera regular a lo largo de todo el ciclo vital en solitario o en pareja para mantener la salud física y mental. Si la masturbación acabase por convertirse en una conducta compulsiva sería necesario analizar con un especialista en sexualidad si existe un problema de fondo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento