Logo del sitio

La técnica para medir el apego infantil de Mary Ainsworth: el test de la ‘situación extraña’

  • Esta psicóloga norteamericana desarrolló en 1960 la primera herramienta para evaluar el tipo de apego en niños.
  • La especialista determinó que existían tres estilos de apego fundamentales: seguro, evitativo y ambivalente.
Test de apego infantil.
Test de apego infantil.
Henar de Pedro

El apego es esencial en la vida de todos los niños. Se establece desde que son bebés con la persona o personas encargadas de su cuidado (generalmente los padres) y les proporciona seguridad emocional, bienestar, protección y consuelo. Este vínculo afectivo se inicia muy temprano (alrededor de los tres meses) y se prolonga a lo largo de toda su vida, determinando de forma muy profunda las relaciones sociales y afectivas que establecerán en el futuro con sus amigos, parejas y sus propios hijos.

Aunque la aportación más importante y sólida sobre este asunto la realizó John Bowlby con su Teoría del Apego, que desarrolló entre 1969 y 1980, fue la psicóloga norteamericana Mary Ainsworth quien en 1960 elaboró la primera técnica para la evaluación del apego en niños a la que denominó como ‘Situación extraña’.

Dicha técnica se ha utilizado en el campo de la psicología del desarrollo para identificar cuál es el estilo de apego del niño a partir de los 12 meses y requiere que se estudie el comportamiento del pequeño en condiciones de laboratorio, con las interacciones de un adulto extraño y de su cuidador de referencia simulando tres escenarios.

El experimento y los escenarios

El experimento de Ainsworth se llevó a cabo en una habitación pequeña recubierta con cristal univisión - que permitía ver lo que ocurría dentro desde el exterior- y la muestra estuvo conformada por un centenar de familias norteamericanas de clase media con niños de edades comprendidas entre los 12 y los 18 meses.

 

Los escenarios que se simularían serían los siguientes:

- Interacciones naturales entre el cuidador y el niño en presencia de juguetes.

- Separaciones momentáneas del cuidador y encuentros breves con un sujeto extraño.

- Episodios de reunión con el cuidador.

Asimismo, el procedimiento consistía en observar el comportamiento del pequeño en ocho episodios de alrededor de tres minutos de duración cada uno (que podían ser más cortos si el bebé experimentaba una angustia excesiva):

1. La madre, el bebé y el experimentador


El observador introduce a la madre y al bebé en la sala con juguetes.

2. La madre y el bebé


El niño explora la sala y los juguetes, mientras que la madre no participa en ello.

3. El extraño se une a la madre y el hijo

Un extraño entra a la sala para conversar con la madre. En el primer minuto, el extraño permanece en silencio; en el segundo minuto, surge la conversación con la madre; en el tercer minuto el extraño se acerca al bebé.

4. La madre y el bebé


La madre se separa del bebé y abandona la sala. La conducta del desconocido se coordina con la del bebé.

5. La madre regresa y el extraño se va

Se produce el primer reencuentro. La madre entra en la sala, saluda y da cariño al bebé, tratando que el niño vuelva a jugar.

6. La madre se marcha

La madre vuelve a abandonar al bebé y se da el segundo episodio de separación;

7. El extraño regresa

En este episodio el sujeto intenta interactuar con el pequeño

8. La madre regresa y el extraño se marcha

Se produce el segundo momento de reencuentro. La madre entra, toma al bebé en los brazos y el extraño deja la sala.

Estilos de apego y su clasificación

A través del análisis de estos ocho episodios la psicóloga norteamericana intentó clasificar los distintos estilos del apego en los niños. Y estas clasificaciones, a su vez, respondían fundamentalmente a la observación de cuatro comportamientos de interacción entre el niño y la madre en los dos episodios de reunión donde se producían los reencuentros: la proximidad y búsqueda de contacto del bebé, el contacto mantenido, la evitación de la proximidad y el contacto y la resistencia al contacto y la reconfortación.

¿A qué conclusiones llegó Ainsworth? La especialista determinó que existían tres estilos de apego fundamentales que podían describir el vínculo entre el bebé y su cuidador de referencia:

El apego seguro

Cuando los niños sienten seguridad para explorar durante los episodios de separación; muestran angustia cuando la madre se marcha, pero reaccionan con ánimo cuando ella regresa. Esta conducta ocurrió con un 65% de los bebés.

Apego evitativo

Los bebés demostraron un estilo inseguro y evitativo, es decir, ante la separación, su angustia fue mínima y cuando su madre regresaba, trataban de evitarla. Esto sucedió en un 25% de los casos.

Apego ambivalente

El bebé mostró angustia durante todo el procedimiento, sobre todo durante la separación. Las reuniones con quien le cuida producen una mezcla de liberación-enfado consigo mismo. Esto sucedió solo en un 10% de la muestra.

Test de apego infantil
Test de apego infantil
Henar de Pedro
Mostrar comentarios

Códigos Descuento