Cinco consejos para educar a los niños en la tenencia responsable de mascotas

Niña abrazando a su perro.
Niña abrazando a su perro.
CORTESÍA PURINA

La atracción de los más pequeños de la casa por los animales es una realidad. Según datos de la Fundación Affinity recogidos en 2018 más del 80% de los niños han pedido alguna vez una mascota como regalo (la mayoría de las veces como regalo de Navidad) siendo el perro el más solicitado en un 84% de los casos (le siguen el gato con un 31% y otros animales como el hámster, el periquito o la tortuga con un 11%).

Según señalaba la Fundación en aquel momento no es extraño que los niños pidan animales como regalos ya que para uno de cada dos niños ese animal representa, después de sus padres, la principal fuente de apoyo emocional en situaciones de miedo y tristeza. Sin embargo, también es importante que los adultos les hagan entender que los animales no son juguetes ni una distracción pasajera y, además, nunca introducirlos en la familia sin haber reflexionado qué comporta la adopción de un animal y qué responsabilidades se van a tener a partir de ese momento.

¿Cómo educar entonces a los niños en la tenencia responsable de mascotas? Los expertos de Purina, comprometidos desde hace años en la promoción de programas que promueven entre los niños el cuidado responsable de los animales en casa, ofrece cinco recomendaciones clave a la hora de comportarse y relacionarse con ellas:

- Enseñar a los niños a alimentar a las mascotas, una de las responsabilidades clave para garantizar el bienestar del animal.

- Hacer entender a los pequeños que deben involucrarse en las tareas domésticas, como el aseo, la limpieza o el ejercicio del animal. Además de compartir tiempo de calidad con él, aprenderán a responsabilizarse de las necesidades básicas que tiene.

- Siempre que sea posible, lo ideal es incorporar a la mascota de forma gradual. "El objetivo es que todos los miembros de la familia estén preparados para la llegada del animal, y así habrá tiempo de inculcar a los niños los comportamientos que deben tener hacia el nuevo miembro de la familia y entender los cambios que esto va a suponer", señalan.

- Relacionarse con el animal con gestos suaves y una voz tranquila. De esta manera, se evita que la mascota se asuste o se encuentre en una situación de tensión o nerviosismo.

- Recordar a los niños que, si bien no hay nada tan divertido como jugar con la mascota, hay que tener claros los límites, como no tirar de las orejas o acercarse de manera brusca. “Con el tiempo, el niño empezará a entender el carácter del animal y se creará un vínculo de amistad, pero al principio habrá que tener cuidado en que los comportamientos sean adecuados”, explican.

Beneficios para los niños

Purina recuerda los múltiples los beneficios que los animales aportan a las vidas de los niños. “Las mascotas dan lecciones de vida sobre responsabilidad, a la vez que muestran afecto y cariño y enseñan a respetar ciertos límites”. Según estudios realizados por la compañía, los niños y niñas que se crían en hogares con perro tienen un 30% menos de probabilidades de tener comportamientos antisociales. Por otro lado, interactuar con un perro tiene beneficios como la reducción de la ansiedad, así como también contribuye a tener mayor concentración y, en consecuencia, supone la mejora de los resultados de los estudiantes universitarios.

A través de su colaboración con el centro de estudios CTAC, Centro de Terapias Asistidas con Canes, Purina creó en 2015 un programa educativo que ha llevado a perros de educación asistida a las aulas de casi de 9.000 niños y niñas. Una de las iniciativas que la compañía ha llevado a cabo es el programa escolar Aprender Juntos es Mejor, que enseña a los niños los beneficios de la convivencia con mascotas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento