No me siento mala madre

ISASAWEIS. ESCRITORA Y VIDEOBLOGGER
Isasaweis, colaboradora de 20minutos.
Isasaweis, colaboradora de 20minutos.
ISABEL LLANOS

Hace tiempo que dejé de sentirme mala madre. Adoro a mis hijos. Quiero a mis hijos por encima de todas las cosas. Pero también disfruto mucho de mi trabajo, me gusta quedar aunque sea muy de vez en cuando con mis amigos, y tener mi espacio y mi tiempo libre. Sueño con hacer hacer algún viaje, y sueño con hacerlo sin niños. Y no, no me siento mala madre por ello. Pero hay mucho más.

Hay días en los que pierdo la paciencia ya a las 8 de la mañana cuando mi hijo tiene sueño y no me deja que lo vista, o se pasa 20 minutos eligiendo el coche que quiere llevar al colegio mientras yo lo llamo a gritos desde la puerta y retengo el ascensor. Sí, también soy mala vecina, pero eso ya os lo cuento otro día.

Hay días en los que trabajo a tal ritmo que cuando llega la hora de la comida abro cuatro frascos e improviso cualquier cosa. No nos engañemos, por temporadas es hasta habitual.

Hay días en los que el tiempo se nos echa encima, y si no ha sido día de gimnasia, nos quedamos sin baño o cenamos algo rápido y no muy saludable.

Hay días en los que no me apetece leerles el cuento de buenas noches, y me salto algunas páginas deliberadamente para terminar antes.

Hay días en los que sólo pienso en ese bendito momento en el que los críos estén dormidos y yo pueda dedicar un rato a descansar, a trabajar, o a cualquier cosa que no sea ser mamá.

Hay días que se hacen eternos. Sobre todo los últimos del verano, en los que ya sólo visualizo ese dichoso día de septiembre en el que empieza el nuevo curso y por fin dejo de ser exclusivamente madre a tiempo completo.

Hay días en que sientes que eres mala madre, y la primera vez que te ocurre no es fácil.

Una amiga separadada recientemente me confesó: "Maja, qué mala madre soy. Estoy deseando que llegue el fin de semana en el que no me toca la cría para escaparme unos días".

Me pareció muy normal su confesión. Normal por tener ese deseo y normal por sentirse mala madre por ello. Porque nos lo han hecho creer. Nos han hecho sentir malas madres. Y no, no lo somos. Somos madres. Y lo somos seguramente antes que ninguna otra cosa. Pero también somos mujeres, somos trabajadoras, somos amigas, hijas y hermanas, somos novias, primas y amantes. Y no hay nada de malo en ello.

Ser madre es maravilloso, pero también es difícil. Tratemos de hacerlo de la mejor forma que sepamos y dejemos ya de sentirnos mal por no renunciar a nosotras el día en que nos convertimos en mamás.

Escuchadme bien. Somos personas, con deseos y con sentimientos de culpa, pero que ninguno sea nunca más por sentirnos malas madres.

MÁS ARTÍCULOS DE ISASAWEIS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento