La división en el independentismo, la repetición de días históricos y la falta de liderazgo y de estrategia ha tenido este miércoles como resultado la participación más baja en la historia de las "Diadas masivas" desde 2012. Ni vistiendo el día como si fuera la primera respuesta a la sentencia del procés animó al personal. Es la fotografía del hartazgo.