Investigadores de la empresa vallisoletana Cartif han desarrollado un robot asistente para hoteles, cuyo primer prototipo, denominado 'Sacarino', comenzará a funcionar en un hotel de Valladolid.

Entre las misiones de 'Sacarino', fruto de un proyecto financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, figuran acompañar a los huéspedes a sus habitaciones y transportar sus equipajes de mano mientras les explica los servicios disponibles en la habitación y en el hotel.

El robot puede mantener diálogos con los clientes, atender órdenes, suministrar información —turística, meteorológica, noticias— así como enviar mensajes a la recepción o desde ella.

El reto de Cartif es desarrollar un robot asistente o 'botones' con aspecto humanoide y habilidades sociales, para dar servicio en hoteles. Este ámbito de aplicación permitirá validar en entornos de operación reales las últimas técnicas de investigación en el ámbito de la robótica social y de servicios.

Así, según informaron a Europa Press a fuentes de la empresa, se plantean distintas posibilidades en cuanto al modo de interactuar con el robot. Por un lado, de forma directa cuando se encuentre directamente con el cliente y, por otro, a través de una página web desde cualquier terminal situado en su habitación o en cualquier otro lugar.

Desde este terminal el usuario puede solicitar un aperitivo, una bebida, el periódico o cualquier otro producto del servicio de habitaciones de forma similar a como lo haría si llamara a recepción. Además, desde recepción los empleados pueden ver en todo momento dónde se encuentra y lo que está haciendo cada robot.

Para ello, el robot tendrá como características básicas capacidad de navegar entre las diferentes dependencias del hotel para atender las tareas; capacidad de sortear obstáculos, utilizar los ascensores para cambiar de planta y ubicarse en punto de recarga de baterías, y posibilidad de interacción con muchos usuarios y capacidad de despertar empatía.

'Sacarino' está para ello está dotado de una cabeza mecatrónica con expresividad para ofrecer simpatía y disponibilidad al cliente. En este proyecto, el equipo de Cartif ha trabajado conjuntamente con otro equipo de investigadores de la Universidad de Vigo.

Para optimizar recursos, los investigadores de los dos grupos han desarrollado dos robots con apariencia similar aunque cada uno con su propia personalidad.

Tras la fase inicial de fabricación de los prototipos, el reto durante el próximo año será la verificación de su funcionamiento en entornos reales de operación. Para ello se pretende realizar la validación del robot en un conocido hotel de Valladolid, donde se evaluará la calidad del servicio y la capacidad de interacción del robot con los clientes.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.