El secretario de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Asturias, Alberto García Llana, ha señalado este lunes en Gijón que la medida de reducir a 110 kilómetros por hora el límite de velocidad en autovías y autopistas es "un nuevo impuesto directo que crea el Gobierno" que, a su juicio, va a conllevar, sino a corto plazo, sí a medio, el incremento de sanciones en un intento de recuperar lo que se perdió en 2010 con la huelga de 'bolis caídos'.

García Llana, en rueda de prensa en el Centro Municipal 'Gijón Sur' antes del curso sobre la modificación del Código Penal impartido por el magistrado Lino Rubio Mayo, ha incidido en que, si el limitar la velocidad a 110 kilómetros por hora es tan efectiva en materia de seguridad vial, cómo es que no la implantaron antes del carné por puntos.

Para él, no se entiende que se haga lo contrario de otros países europeos como Alemania, donde hay autopistas con límite de 130 kilómetros por hora y otras libres de limitación. Asimismo, ha insistido en que, si lo que quiere el Gobierno es aplicar una medida de ahorro, debería promover que no haya atascos en las grandes ciudades, que es donde se quema más combustible.

También ha aludido a la llamada huelga de 'bolis caídos' -de mayo a septiembre del pasado año—, por la que se registró en 2010 un descenso global en España de un 26 por ciento en la recaudación por multas respecto al año anterior. Sólo en el mes de junio se rebajó la recaudación en un 49 por ciento en España y un 57 por ciento en Asturias.

Llana ha recordado que este acto de protesta se debió a la presión ejercida sobre los agentes de la Guardia Civil, sobre todo con el sistema creado de evaluación de la productividad que establece una serie de puntos en función de las multas impuestas. "Aunque ha bajado por la presión, todavía queda un poso", dijo sobre la intensidad de la protesta. Según él, esta llamada 'huelga de bolis caídos' puede repetirse este verano, al conocerse que el Gobierno estudia aplicar nuevas medidas de presión.

Como ejemplo, ha indicado que parece ser que se quiere establecer un nuevo sistema de jornada laboral y a partir del 1 de abril se sacará una normativa para anular otra aprobada en septiembre de 2010, por la que se compensaba a los agentes los días festivos trabajados. En este sentido, ha adelantado que este jueves habrá una reunión de AUGC en Madrid para estudiar las acciones a llevar a cabo.

"La presión a la escala básica va a aumentar y va a ser contestada", ha augurado al tiempo que ha recalcado que la labor principal de la Guardia Civil debe ser la preventiva, no la recaudatoria. A este respecto, ha señalado que hay agentes que se sentían "meros instrumentos recaudatorios".

También ha alertado sobre el repunte de suicidios registrado en 2010 entre el colectivo, alcanzado niveles de los años 90 con un suicidio por semana. Una tónica que parece ir repitiéndose también en lo que va de 2011.

Para Llana, esto está relacionado con la crisis, que ha conllevado el bajar los salarios y endurecer las cuestiones laborales. No en vano, ha recalcado que entre los agentes de la Guardia Civil hay un 400 por ciento más de suicidios que entre los del Cuerpo Nacional de Policía y un 1.200 por ciento más que entre la población civil.

Sobre la situación laboral de los guardias civiles en Asturias, ha apostado por una planificación de los cuarteles, de forma que queden los puestos principales y se cierren otros no operativos. Como ejemplo, ha apuntado que el cuartel de Castropol "no tiene sentido" y ha sugerido llevar el personal a Vegadeo para crear un puesto principal y poner un servicio de Emume (Especialistas Mujer -Menor).

Y aunque la Comandancia de Gijón ha dicho que está "bastante adecentada", ha mencionada cuarteles que acumulan problemas como el de Soto de Luiña o Castropol. No obstante, ha apuntado que en los últimos años se está haciendo lo posible por mejorar la situación,

Por otro lado, Llana ha aprovechado para presentar la nueva revista de AUGC 'El Acebo', que se espera poder tener publicada en abril. Sobre este asunto, ha alertado sobre que existen personas que se hacen pasar por guardias civiles y que piden dinero para insertar publicidad en la revista. Ante estos casos, ha animado a denunciar los hechos.

Consulta aquí más noticias de Asturias.