La Policía Nacional ha puesto en libertad con cargos a cuatro de los cinco detenidos que aún permanecían en los calabozos en el marco de la Operación Picnic, a excepción de la ex responsable de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Palma y ex número 4 de UM en la capital balear, Paula Cortés, quien aún continúa arrestada y en estos momentos está siendo interrogada por los agentes y los fiscales Anticorrupción Pedro Horrach y Miguel Ángel Subirán, que decidirán si la dejan en libertad o si pasa a disposición judicial mañana por la mañana.

Así lo han informado a Europa Press fuentes policiales, que han señalado que a las seis personas que han quedado en libertad (cuatro de ellas esta tarde, una el sábado y otra el jueves) se les imputa un delito de malversación de fondos públicos.

De este modo, este domingo fue puesto en libertad el coordinador del área de Medio Ambiente del Consistorio, Salvador Maimó (detenido el viernes); el ex director general de Formación Enric Molina; una militante de UM que fue contratada para realizar actividades en la Regiduría de Medio Ambiente A.S.M. y otra ex trabajadora de la misma Regiduría M.M.C, todos ellos arrestados el sábado.

Durante la operación, también fue detenida el pasado jueves la ex gerente del Imfof, Catalina Payeras, si bien, posteriormente, fue puesta en libertad, mientras que este sábado también fue arrestado un hombre M.N., aunque también fue puesto en libertad.

Así, Cortés y Maimó han sido los únicos que han permanecido dos noches en los calabozos y aún se desconoce si la ex responsable de Medio Ambiente del Consistorio pasará una tercera noche, a la espera de pasar a disposición judicial.

Las investigaciones que se están desarrollando en el marco de la nueva operación de presunta corrupción, bautizada como 'Picnic' e iniciada este viernes por orden del Juzgado de Instrucción número 8, apuntan a que Unió Mallorquina (UM) contrató a través del Instituto Municipal de Formación Ocupacional y Trabajo (Imfof) a una veintena de informadores medioambientales cuya única función era, en realidad, captar afiliados para el partido.

De este modo, las pesquisas se centran en si pudieron cometerse delitos de malversación de caudales públicos y prevaricación, ya que estos trabajadores fueron contratados a través de esta empresa pública, a fin de que llevaran a cabo su trabajo para el departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento, pese a que en ningún momento habrían realizado el cometido para el que ocupaban estos puestos.

Más al contrario, estos agentes, conocidos como IMAS, se dedicaban exclusivamente, de acuerdo a las pesquisas, a la captación de afiliados para UM. De hecho, otra de las arrestadas en el marco de esta operación policial, Paula Cortés, quien fuera número 2 de la ex concejala de Medio Ambiente Cristina Cerdó, ya fue interrogada por el juez instructor del caso Maquillaje sobre el programa de mejora del entorno denominado Agenda Local 21, cuyos informadores iban puerta por puerta presuntamente para atraer simpatizantes.