Escola Valenciana apuesta por "una educación plurilingüe, de calidad para todo el alumnado valenciano" y sin distinciones por "la procedencia lingüística, cultural y socioeconómica de los alumnos", en la que se introduzca el inglés a partir de los tres años y se imparta como mínimo la mitad de horas lectivas en valenciano.

Así lo recoge el documento 'Un model d'educació plurilingüe i intercultural per al sistema educatiu valencià', elaborado por el especialista en educación plurilingüe Vicent Pascual y que ha sido presentado este sábado en Valencia.

Desde Escola Valenciana proponen dos vías para potenciar el ingles en la educación infantil. En el "caso ideal" se produciría a través de los Programas de Enseñanza en Valenciano (PEV), en los que se consolida el valenciano y el inglés desde infantil y primer ciclo de primaria y se introduce el castellano a partir de los siete años.

En este caso, el inglés sería la lengua utilizada en el 25 por ciento de las horas de clase a partir de los tres años.

El segundo de los supuestos se denomina Programa de Incorporación Progresiva (PIP) y parte de la decisión de los centros de no aplazar el uso del castellano como vehicular hasta los siete años, de modo que el castellano sería la lengua inicial de aprendizaje.

Por su parte, el inglés contaría con un 33 por ciento de horas lectivas a partir del primer ciclo de primaria y el valenciano, con un mínimo del 50 por ciento del tiempo lectivo.

El autor del documento ha explicado a los periodistas que los objetivos del documento "son muy claros: proporcionar una educación plurilingüe, de calidad a todos los valencianos, que sea para todos los alumnos independientemente de su origen".

En opinión de Pascual, una verdadera educación plurilingüe "ha de partir de una concepción plurilingüe del aprendizaje" y "no es simplemente añadir dos lenguas a la gente". "Hacer un planteamiento plurilingüe es mucho más complejo, mucho más profundo y no es poner estas soluciones tan simplistas", ha señalado.

Ha remarcado asimismo que "no hay ninguna contradicción entre apostar por una educación plurilingüe y potenciar la lengua propia".

"La experiencia que tenemos nos ha dicho que cuando se promociona el valenciano en los centros, los resultados educativos han sido mejores", ha aseverado Pascual, quien ha remarcado que esta lengua "no es un problema en los estudios de los niños valencianos, sino más bien la condición necesaria para la excelencia".

Es más, ha defendido que el valenciano "ha de estar en el curriculum desde el primer momento de escolarización y se ha de convertir en la lengua de instrucción mayoritaria tanto para valencianohablantes como para castellanohablantes".

Adaptar metodología a "necesidades y exigencias"

Vicent Pascual ha abogado por que cada centro tenga un "itinerario cultural" y un "itinerario educativo" para adaptar la metodología a las "necesidades y exigencias" que presente su alumnado, dado que si bien hay objetivos convergentes para todos los alumnos, éstos son "absolutamente diferentes".

Escola Valenciana considera óptimos para llevarlo a cabo los Programas Plurilingües de Enseñanza en Valenciano (PPEV) y los Programas Plurilingües de Inmersión Lingüística (PPIL) y, para aquellos centros en los que la aplicación de estos programas no fuera posible, propone el Programa Plurilingüe de Incorporación Progresiva (PPIP), en el que se impartiría la mitad de clases en valenciano.

Según Pascual, "la atención mínima que se ha dado al valenciano en el programa de incorporación progresiva no es suficiente para obtener la competencia necesaria", por lo que han planteado que "por debajo del 50 por ciento, ningún centro puede utilizar el valenciano como lengua de instrucción". "Este es el mínimo, todas las investigaciones nos han llevado a la misma conclusión", ha sentenciado.

Una propuesta de "consenso"

El director de Escola Valenciana, Jaume Fullana, ha asegurado que han intentado "llegar a un consenso" y han "razonado con muchísima gente, con muchísimas entidades, con asociaciones, con partidos y con sindicatos" para diseñar este documento.

Fullana se ha mostrado "convencido" de que pueden "llegar a un consenso en este tema" y, de hecho, ha invitado a la administración educativa a "acortar la distancia entre los objetivos que se formulan en materia de educación plurilingüe".

Al respecto, ha comentado que coinciden con la administración en que la educación que se reciba potencie el castellano, el valenciano y la lengua extranjera, pero observa "puntos débiles" en el perfil del profesorado "sin competencia lingüística en el valenciano" y en la reducción de la plantilla de los asesores lingüísticos "en más de un 50 por ciento", que deja la formación del profesorado "aparte".

Consulta aquí más noticias de Valencia.