Salgado, en el Senado
Elena Salgado, durante la sesión de control al Gobierno de este 8 de febrero de 2011 en el Senado. Emilio Naranjo / EFE

El Gobierno exigirá un nivel mínimo de capital básico, de máxima calidad, del 10 % a las entidades financieras que no coticen, que no tengan una presencia de inversores privados de, al menos, el 20 %, y cuya liquidez dependa en más de un 20 % de los mercados mayoristas.

Este requisito, que afecta sobre todo a las cajas de ahorros, ya que el nivel exigido a los bancos cotizados será del 8 %, está recogido en una carta que la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, ha remitido al presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, y al de la patronal de cajas (CECA), Isidro Fainé.

La carta señala que, si las futuras pruebas de resistencia que se realicen a los bancos y cajas ponen de manifiesto potenciales carencias de capital en los escenarios más desfavorables, el Banco de España podrá exigir a las entidades un nivel de recursos propios superior.

Reforma del sistema bancario

La medida es parte del plan del Gobierno para reformar el sistema financiero español. El pasado 24 de enero, el departamento dirigido por Salgado fijó en el 8 % ese nivel de capital mínimo (core capital, que antes era de 6 %) para las entidades financieras españolas. Empero, en esa ocasión ya avisó que el nivel sería mayor para las cajas menos solventes.

En los días posteriores a ese anuncio, Salgado calculó que para ese tipo de cajas, el nivel mínimo de capital sería de entre el 9 % y el 9,5 %. Ahora, Economía ha disipado las dudas, estavbleciéndolo en un 10 %.

En las misivas, Salgado destaca que "los elementos que vamos a incluir en el concepto de capital principal son: capital, reservas, primas de emisión, intereses minoritarios, más los instrumentos suscritos por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y transitoriamente instrumentos obligatoriamente convertibles en acciones, y minorados por resultados negativos y pérdidas, activos inmateriales y ajustes de valoración".

Un nivel de recursos superior

En las cartas se señala además que, si las futuras pruebas de resistencia que se realicen a los bancos y cajas ponen de manifiesto potenciales carencias de capital en los escenarios más desfavorables, el Banco de España podrá exigir a las entidades un nivel de recursos propios superior.

El Ejecutivo esgrime estas medidas con el argumento de restaurar la confianza del sistema financiero, aunque ello suponga unas mayores necesidades de core capital.

El core capital es la proporción de los fondos de los que una entidad puede disponer libremente respecto a los activos ponderados por riesgo y, según las normas internacionales de Basilea III, tendría que ser de al menos el 7 %, pero el Gobierno lo ha elevado al 8 % "con carácter general".

Recuperar la confianza de los mercados

En las cartas enviadas a las dos patronales, Salgado recuerda a sus presidentes que el Plan del Gobierno para el Reforzamiento del Sector Financiero persigue recuperar la confianza de los mercados en la "solidez" de la economía española y la "credibilidad" de sus entidades financieras, facilitando su financiación e impulsando la canalización del crédito y el empleo.

Además, Economía pedirá al Banco de España que determine, una vez que estos requisitos sean aprobados, la situación de capitalización de acuerdo con la nueva norma a partir de las cuentas de estas entidades al cierre de 2010 y, en su caso, las cantidades máximas de recapitalización previstas para cada una de ellas.

Después, las entidades deben presentar al organismo un plan detallado de cómo esperan cumplir esta nueva normativa, que tiene que ser aprobado por el Banco de España y que finalmente evaluará en septiembre el cumplimiento de estos planes.