El nuevo gasoducto entre Argelia y España, el Medgaz, ya dispone de todas las instalaciones a punto en la parte norteafricana y su puesta en servicio se producirá de forma "inminente", afirmó un director regional de la empresa argelina estatal de transporte de gas y filial de Sonatrach, Mohamed Tayeb Cherif.

"El gasoducto se encuentra en la actualidad a punto. Su puesta en servicio es inminente", afirmó el directivo en declaraciones a la agencia estatal argelina APS. En concreto, los trabajos han concluido ya en la estación de compresión de Beni Saf, a la que llega el tubo GZ4, procedente del yacimiento de Hassi R'mell.

Este yacimiento se encuentra a cerca de 600 kilómetros de la costa, donde parte el gasoducto Medgaz, que recorre una distancia de 200 kilómetros hasta Almería, donde a su vez Enagás ha construido el tramo para conectar la infraestructura con Albacete y el resto de la red nacional.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, indicó la semana pasada, durante la presentación de resultados del gestor técnico del sistema gasista, que el nuevo gasoducto entre España y Argelia podría empezar a funcionar a "mediados o finales" de marzo.

En todo caso, advirtió de que "a corto plazo" no está previsto que el tubo alcance durante al menos un año su capacidad del 100%, de 8 bcm (8.000 millones de metros cúbicos) de gas.

Los principales socios del proyecto son Sonatrach (36%), Iberdrola (20%), Cepsa (20%), Endesa (12%) y GDF Suez (12%). Estas participaciones confieren a cada uno de los socios derechos proporcionales sobre el volumen total de tránsito, de modo que Sonatrach podrá disponer de 2.880 millones de metros cúbicos de gas, frente a los 1.600 millones de Cepsa e Iberdrola, y los 960 millones de GDF Suez y Endesa.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.