La Junta de Andalucía ha informado de que la situación en la estación de Guadarranque, en San Roque (Cádiz), es de "total normalidad" después de que haya saltado el viento de levante ayudando a dispersar la concentración de ácido sulfhídrico detectada a las 21,00 horas del martes y que había persistido a lo largo de esta mañana.

Fuentes de la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta en Cádiz han explicado a Europa Press que los niveles de concentración de ácido sulfhídrico son "mínimos" en estos momentos, garantizando que se encuentran "muy por debajo" de los 100 microgramos por metro cúbico de ácido sulfhídrico como medida semihoraria, con lo que debe haber "tranquilidad total".

Desde la Delegación Provincial de Medio Ambiente han dado cuenta del seguimiento "intensivo" que han venido realizando sobre los valores de la calidad del aire desde que se detectase la superación de los niveles, realizándose controles "cada diez minutos".

Tras pedir a Cepsa que revisase sus instalaciones e informase de cualquier incidencia, las primeras hipótesis de los técnicos de Medio Ambiente apuntaban a que las emisiones pudieran provenir de las plantas de recuperación de azufre que están cercanas a la barriada de Guadarranque.

En cualquier caso, en principio descartaban un repunte de las emisiones, sino que se decantaban por la teoría de que las condiciones atmosféricas podrían estar afectando a la concentración de contaminantes.

Según explicaban esta mañana, el anticiclón propiciaba una "gran estabilidad" y ausencia de viento, con lo que las emisiones de azufre podrían haberse condensado, provocando las condiciones atmosféricas que se estancasen y no se dispersasen. De hecho, al saltar el viento los niveles han descendido rápidamente, siendo la situación a esta hora de "total normalidad".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.