Tras la "reiterada negativa" a ofrecer los datos sobre el número de multas impuestas en 2010 y el dinero por ellas recaudado, el concejal del Partido Popular Javier Merino ha hecho durante la mañana de este miércoles, día 9 de febrero, una "denuncia pública" calificando esta actitud de "oscurantista". A su juicio, el bipartito no quiere contestar a sus preguntas porque "el incremento ha sido desorbitado".

Merino ha ido relatando las numerosas ocasiones en que el PP ha solicitado esta información, tanto a través de comisiones como en el pleno del Ayuntamiento. "En diciembre nos dijeron que no habían tenido tiempo para aglutinar los datos y en el de febrero, dos meses después, contestaron que las multas impuestas en 2010 fueron las que había tenido a bien poner la Policía Local, las que había creído conveniente".

Para Merino, esta respuesta supone "reírse de los grupos políticos y de los ciudadanos", además de ser lo contrario a la "transparencia que ayer mismo comprometía el portavoz del alcalde socialista".

Ante la falta de datos oficiales, el concejal del Partido Popular ha tenido que realizar una estimación partiendo de los últimos conocidos. Así, considerando que en el Presupuesto de 2010 había una previsión de ingreso por multas de 2,2 millones de euros y en el mes de septiembre ya se había superado al recaudar 2,5 millones, "a final de año habrán llegado posiblemente a 3,5 millones. Un 30 por ciento aproximadamente más de lo inicialmente marcado".

A la "ocultación de datos" por parte del PSOE-PR, se le unen otra serie de razones que le hacen a Javier Merino confirmar que la realidad tiene que acercarse mucho a los datos antes expuestos. Así, ha señalado otras cuatro razones más: la primera es que "el bipartito quiere hacer caja vía multas. Ha habido una orden a la Policía Local y la están ejecutando".

Además, "pusieron en marcha el multacar, supuestamente para solucionar el problema de la doble fila, que sigue existiendo". El tercer motivo expuesto por Merino es que "en mayo, con la nueva Ley de Tráfico, incrementaron un 33 por ciento el importe de las multas, de 45 euros a 60, en una decisión unilateral". Y, por último, el incremento de plazas de zona azul y verde, "en las que también multan cuando se supera el plazo".

Para el concejal del PP, esta actitud recaudatoria es "aún más dañina" en estos tiempos de crisis económica, "se hace más duro ver cómo exprimen los bolsillos de los ciudadanos".

Además, considera que la Policía Local se está dedicando a otra cosa de la que sería necesario.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.