El presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, acata la sentencia de la Audiencia Provincial de Cantabria contra el ex consejero de Industria Javier del Olmo, aunque la considera "exagerada", porque según dice, "no metió la mano en nada".

"Simplemente le han condenado porque él entendía que dos personas no podían estar trabajando allí, porque eran nocivos para la institución del Puerto", ha agregado Revilla, quien insiste en que "no se le condena por chorizo" y, en todo caso, ha dejado también claro que los hechos ocurrieron cuando el ex consejero aún no formaba parte de su Gobierno.

El presidente regional ha respondido así a preguntas de la prensa a propósito de la sentencia de la Audiencia Provincial de Cantabria que rebaja a dos años de prisión la pena que se impuso al ex consejero por delitos de prevaricación y obstrucción a la justicia cometidos en 2007, en su época como presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, cuando despidió a un empleado que había declarado en un juicio a favor de un compañero y sancionó al otro.

Revilla ha recalcado que respeta "absolutamente" la decisión de los jueces, que "cumplen con su obligación", pero ha señalado que cualquiera en el ejercicio de un cargo público puede adoptar una decisión que considera "justa" y después los tribunales entienden que no lo es.

"Equivocarnos en una decisión injusta lo podemos hacer todos. Incluso los que estamos aquí. Mañana nos presentan una denuncia de esta carretera y alguien entiende que no se ha hecho el informe de evaluación de impacto ambiental o no sé qué... y se pueden cargar a un director general, a un consejero o a un presidente", ha argumentado.

Pero a su juicio, eso "nada tiene que ver" con "los que trincan" o "los que roban". "De una decisión injusta no estoy a salvo ni yo, ni éste, ni ninguno de los que estamos administrando los recursos públicos. Todos tenemos la espada arriba de que en algún momento podemos tomar alguna decisión injusta que a un tribunal le parezca injusta y tenga una condena", ha insistido.

Además, Revilla ha reiterado que la decisión que ha llevado a la condena del ex consejero la tomó siendo presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, cuando no formaba aún parte del Ejecutivo autonómico. Por tanto, "es algo que no tuvo nada que ver son su labor de Gobierno".

Por último, ha repetido que acata la sentencia, porque a los jueces hay que respetarlos, pero también recuerda que eso no impide a los ciudadanos poder opinar sobre las sentencias. "Decir que no me gusta ni la comparto es democrático. Lo obligado es cumplirla, pero discrepar es libre", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.