El Consell de Mallorca y el Govern firmarán próximamente un convenio para destinar una partida de 2,3 millones de euros a la intervención paisajística y mejora de zonas degradadas de la isla, como son el entorno del Monasterio de La Real y de Son Reus, Cala Millor, la antigua central térmica de Alcudia, el corredor de Santa Maria a Consell y la restauración de los tramos viarios de s'Hostalot, s'Esgleieta y la red de miradores del Pla de Mallorca.

La presidenta del Consell de Mallorca, Francina Armengol, ha informado de este acuerdo en una rueda de prensa en la que ha hecho un balance de las actuaciones desarrolladas por el Consell en materia urbanística y de territorio durante esta legislatura. La presidenta de la institución ha estado acompañada por la consellera de Territorio, Maria Lluïsa Dubón.

Armengol ha señalado que la modificación definitiva del Plan Territorial de Mallorca (PTM) permitió la eliminación de 19 Áreas de Reconversión Territorial (ART), así como la creación de una áreas de intervención paisajística, que tenían como finalidad la recuperación de zonas degradadas de la isla.

En este sentido, ha anunciado que han llegado a un acuerdo con el Govern para destinar 2,3 millones de euros de las inversiones estatutarias de 2010 a la intervención de estas zonas.

La presidenta ha destacado la modificación definitiva de PTM como uno de los grandes logros del Consell, que ha marcado "un antes y un después" en la política territorial de la isla y que se ha llevado a cabo desde "el diálogo, el consenso, la transparencia" para sentar las bases de un desarrollo más "sostenible" en Mallorca.

Cabe recordar que la modificación del PTM permitió, además de la eliminación de 19 ART y la creación de las áreas de intervención paisajística, la desclasificación de Es Guix (Escorca) donde estaba previsto construir viviendas plurifamiliares y unifamiliares para unos mil habitantes.

También ha puesto en valor la política de acuerdos alcanzada con los ayuntamientos con una serie de subvenciones para que se adaptaran al PTM y la creación de la oficina de información territorial.

Además, la Comisión Insular de Urbanismo ha contribuido a mejorar la redacción de normas municipales con planeamientos antiguos y confusos que dificultaban las tramitaciones. En este sentido, Dubón ha agregado que la legislación en materia urbanística y ambiental es tan compleja que dificulta a los municipios la tramitación de proyectos.

Así, ha apuntado que durante esta legislatura han conseguido "desencallar" asuntos que llevaban años "embozados", como puede ser por ejemplo el derribo de los chalets de Llucalcari.

Contención del crecimiento "desmesurado"

Asimismo, Armengol ha remarcado el trabajo realizado por el Consell en materia de contención del crecimiento urbanístico "desmesurado", especialmente importante en suelo rústico. La presidenta ha subrayado la eliminación de campos de golf y edificaciones en este tipo de suelo.

En esta línea, ha resaltado como otro de los avances del Consell la creación de la Agencia de Protección de la Legalidad Urbanística y Territorial de Mallorca, encargada de controlar, inspeccionar y sancionar las posibles irregularidades en suelo rústico.

Además, ha remarcado el impulso que el Consell ha dado al ensalzamiento del valor del paisaje de la isla y, en particular, a la candidatura de la Sierra de Tramuntana para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Ha remarcado el logro de que la sierra sea la protagonista de la candidatura española.