El otro castigo del multado

Conductores sancionados hacen colas de más de media hora tras el envío de 30.000 cartas de embargo. Denuncian errores, sanciones duplicadas...
Decenas de usuarios hacían cola ayer a las puertas de la oficina de las multas, en la calle de la Sangre.
Decenas de usuarios hacían cola ayer a las puertas de la oficina de las multas, en la calle de la Sangre.
R. Argudo
«¿Y encima ahora hay que hacer cola para pagar una multa?», se preguntaba uno de los cientos de usuarios que pasaron ayer por las oficinas que gestionan el cobro de las sanciones de tráfico, en la calle La Sangre. «Más de media hora he estado esperando, y parte del tiempo en la calle», se lamentaba otro.

La razón de que estas dependencias se hayan saturado, como avanzó ayer 20 minutos, ha sido el envío de aproximadamente 30.000 notificaciones de embargo a conductores que tenían multas impagadas.

Sin embargo, gran parte de los usuarios que están acudiendo en tropel a las oficinas lo hace para reclamar (no para abonar el importe de la multa), puesto que se han detectado errores como sanciones duplicadas, reclamaciones de un pago que ya se había realizado o equivocaciones en las matrículas o en los propietarios de los vehículos afectados.

En este sentido, desde la Concejalía de Hacienda no descartaron que se hayan producido errores en algunas notificaciones y aseguraron que la empresa que gestiona el servicio los subsanará. Además, esta delegación recordó que, cuando la multa llega a casa, puede pagarse también en distintos bancos (BBVA, Banesto, Banco de Valencia, Ruralcaja, Santander Central Hispano y La Caixa) y en ocho oficinas de atención al contribuyente (llamar al 010).

Asimismo, destacó la necesidad de presionar a los morosos con cartas de embargo, puesto que, por ejemplo, el año pasado, el Ayuntamiento sólo recaudó poco más del 25% de las multas interpuestas.

Mariluz. Vive en El Perellonet y tiene 55 años. «He venido a reclamar porque nos pusieron dos multas iguales de 99 euros por mal aparcamiento con un minuto de diferencia. No he pagado ninguna porque me lo recomendó mi abogada».

Silvia, 31 años. Tuvo que desplazarse desde l’Eliana. «Me pusieron una multa en 2004 y la pagué ese mismo día. Me llegó una notificación en agosto de 2004 y otra en abril de 2005. Ahora me viene una carta de embargo y he venido a reclamar».

Pilar. Vive en la Pobla de Farnals y tiene 52 años. «Me ha llegado una notificación de embargo en la que no especifica ni el día ni el vehículo sancionado, y a mí nunca me han puesto una multa. Tengo tres vehículos y no sé a cuál se refiere la sanción».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento