Pillaje en Egipto
Algunos egipcios han aprovechado el caos para saquear las tiendas, como ésta de Radio Shak, en el centro de El Cairo. Felipe Trueba / EFE

La Policía egipcia recibirá en las próximas horas nuevas órdenes que implicarán un replanteamiento de su misión, para que asuma a partir de este lunes la defensa de la seguridad pública, dijeron fuentes oficiales.

Las fuentes agregaron, sin embargo, que la plaza Tahrir, epicentro de las protestas de los últimos días, seguirá bajo custodia del Ejército, que el pasado viernes recibió órdenes de apoyar a la Policía para mantener la seguridad del país.

La Policía de Egipto se retiró de las calles el viernes por la noche. Las funciones de vigilancia quedaron a cargo del Ejército, que ocupó lugares estratégicos, y grupos de ciudadanos armados con palos y otros objetos, que vigilan las calles por la noche. Durante el fin de semana el Ejército se ha hecho cargo de la seguridad

Desde entonces, las principales ciudades de Egipto han sido escenario de múltiples acciones de pillaje que han intentado empañar las manifestaciones políticas que se desarrollan desde el martes pasado para exigir la renuncia de Mubarak, en el poder desde 1981.

Unido a ello, miles de reclusos se han fugado de las prisiones y en muchos casos han formado bandas para cometer actos de pillaje, según informes oficiales difundidos por la televisión pública.

Se espera que el nuevo ministro del interior, Mahmoud Wagdy, que hasta ahora era el encargado de Instituciones Penitenciarias del país, comience en las próximas horas a dar nuevas órdenes a los policías.  Wagdy sustituye a Habib al Adly, uno de los ministros más criticados los últimos días por los manifestantes, por su labor al frente de la Policía.

 

Esas órdenes implicarán "el replanteamiento de la misión de la policía para que vuelva a ser desplegada" en todo el país a partir de este lunes, agregaron las fuentes.

Las órdenes recibidas, añadieron, implicarán evitar los choques con los manifestantes que en los últimos días causaron la muerte de cerca de un centenar de personas, incluidos varios agentes, especialmente en la jornada del viernes, la más sangrienta.

La plaza Tahrir, bajo custodia militar

Eso significará que la plaza Tahrir, epicentro de las protestas públicas, y que ahora está custodiada por tropas del Ejército, seguirá bajo control militar.

Por su parte, fuentes de los servicios de seguridad confirmaron la información e indicaron que entre las misiones que tendrán los policías será la de perseguir a los responsables de acciones de pillaje.

Los agentes, añadieron las fuentes, volverán a las comisarías, pero "bajo la dirección del Ejército".

De hecho, estas últimas fuentes dijeron que los policías han comenzado a ser desplegados en algunos barrios de esta capital, como Dokki y Mohandisin, lo que han confirmado imágenes de la televisión, aunque a partir de este lunes el despliegue de los agentes será global.