El alcalde de Santander resta importancia a su intervención en la detención del ladrón y atribuye el mérito al escolta

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha restado importancia a su intervención en la detención de un ladrón que se produjo con su colaboración, y ha considerado que si alguien tiene que recibir el mérito es su escolta, un policía local que fue quien le arrestó.
Iñigo de la Serna, alcalde de Santander.
Iñigo de la Serna, alcalde de Santander.
EP/AYTO. SANTANDER

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha restado importancia a su intervención en la detención de un ladrón que se produjo con su colaboración, y ha considerado que si alguien tiene que recibir el mérito es su escolta, un policía local que fue quien le arrestó.

En declaraciones a Europa Press, el regidor ha opinado que este tipo de sucesos hay que tomarlos "con mucha normalidad" y ha afirmado que "no tiene ningún mérito por nuestra parte lo que ha pasado", ya que "lo excepcional es que hubiéramos mirado para otro lado y no hubiéramos tratado de atender ese caso".

"Estas cosas llaman la atención porque estoy involucrado yo pero ha sido una situación muy normal, que no tiene nada de excepcional y no tiene ningún mérito por mi parte", ha insistido el alcalde, para quien lo sucedido no es más que "una anécdota".

De la Serna y su escolta persiguieron y atraparon el pasado martes al ladrón de una tienda de ropa ubicada en la calle Isabel II de Santander, que huía corriendo con la mercancía robada, después de que el agente lograra dar alcance al delincuente y le inmovilizará en el suelo.

El alcalde viajaba en su coche oficial cuando se percató del suceso por lo que decidió "echar una mano" y sin detener la marcha, inició la persecución del ladrón, que a su vez estaba siendo seguido por un empleado de la tienda.

El regidor considera que tanto él como su escolta hicieron "lo que teníamos que hacer" y no hubo ningún problema ni situación que les llevara a pensar que podía ponerse en riesgo a ninguna de las personas que se encontraban en el lugar. En este sentido, ha precisado que no tuvieron "la sensación" de que el ladrón fuera armado.

De la Serna ha relatado cómo el joven se dirigió al escolta, que iba de paisano, para decirle que le soltara el brazo "porque sino iba tener problemas" con el objetivo de volver a salir corriendo. "Yo le dije que no, que los problemas los tenía él puesto que esa persona era policía local. El ladrón se dio cuenta de la situación", ha referido.

El alcalde también se dirigió a los dos ocupantes de un coche que circulaba por la calle Cádiz y paró al percatarse de lo sucedido. "Jalearon porque vieron la situación, que no deja de ser curiosa, y les dije en plan jocoso 'hay que estar en todo', para aliviar un momento de tensión", ha explicado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento