El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), dependiente del Ministerio de Fomento, licitará en el primer cuatrimestre del año el primero de los cuatro tramos que conforman la Variante de Loja de la Línea de Alta Velocidad Antequera-Granada, un trazado que ha supuesto uno de los principales escollos del proyecto por la orografía del terreno.

Así lo ha anunciado el presidente de ADIF, Antonio González Marín, en una visita a las obras en el tramo Arroyo de la Viñuela-Quejigares, donde ha asistido al cale del tubo II del túnel de Quejigares, perforado por una tuneladora, y a la prueba de carga en el viaducto de La Viñuela, contiguo al túnel.

González Marín ha eludido dar fechas sobre la llegada del AVE a Granada, si bien ha asegurado que el Gobierno trabaja con "rigor", "con esfuerzo" y sin "restricciones presupuestarias" para que la línea concluya "cuanto antes". "Por rigor", ha dicho, hasta que no esté resuelta definitivamente la Variante de Loja no es posible fijar un plazo de finalización. "Lo que sí puedo decir con contundencia absoluta es que estamos a todo ritmo, que vamos a forzar más el ritmo y que no vamos a frenar en absoluto el avance", ha asegurado.

En ese sentido, ha avanzado que en los próximos meses será licitado el primero de los cuatro tramos de la Variante de Loja, Quejigares-Variante de Loja, y que cuando esté concluida la Declaración de Impacto Ambiental (D.I.A.) se licitarán los otros tres restantes, de manera que para entonces toda la línea de la Alta Velocidad Antequera-Granada estará ya en obras o ejecutada, a excepción de la integración del ferrocarril en Granada, que se encuentra en fase de estudio informativo.

Sobre este último aspecto se ha pronunciado también González Marín, respondiendo a las críticas del alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), al hecho de que ese estudio informativo fuera recibido tan sólo pocos días antes de que Fomento publicara una orden ministerial que aboga por la austeridad y la eficiencia en las obras de ferrocarriles en España que, según entiende el Ayuntamiento, hace inviable la construcción de la estación que está previsto que diseñe el arquitecto Rafael Moneo, por el elevado coste del proyecto de integración, que ascendería en total a unos 765 millones de euros.

"No voy a entrar en esa polémica artificial", ha contestado en respuesta a las preguntas de los periodistas el presidente de ADIF, que ha asegurado que en la orden ministerial "no se ve por ningún lado que se anule" el proyecto de integración en la capital. De hecho, según ha recordado, es en el seno de la comisión integrada por Fomento, Junta de Andalucía y el Ayuntamiento donde se "dilucidan" todos los asuntos concernientes a la infraestructura. Asimismo, ha animado a revisar lo que el equipo de gobierno municipal ya dijo el pasado 26 de noviembre, un día después de la última reunión de la comisión.

Aquel día la concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Granada, Isabel Nieto, mostró su "satisfacción" por la propuesta de Fomento para la integración del AVE en la ciudad y explicó entonces que el nuevo proyecto englobaría dos fases; una primera que incluiría el soterramiento de la línea Antequera-Granada un total de 2,5 kilómetros, que supondrá una inversión de 423,6 millones de euros; y una segunda para el desvío de la variante de Moreda, con un coste de 342,2 millones.

Esta segunda fase implicaría que las administraciones públicas que afrontan la financiación del proyecto —Gobierno, Junta de Andalucía y Ayuntamiento— tendrían que asumir el pago de menos dinero en una primera fase, algo de lo que se ha alegró la concejal "teniendo en cuenta la situación económica en la que nos encontramos todas las instituciones".

Cale del túnel de quejigares y prueba de carga

El presidente de ADIF ha asistido junto al delegado del Gobierno en Andalucía, Luis García Garrido, y el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, al cale del tubo II del túnel de Quejigares, ubicado en el tramo Arroyo de la Viñuela-Quejigares y perteneciente a la Línea de Alta Velocidad Antequera-Granada a su paso por el término municipal de Loja. El túnel de Quejigares, de tipología bitubo, tiene una longitud aproximada de 3,4 kilómetros, lo que representa casi el 70 por ciento de la longitud total del tramo. "Estamos avanzando paso a paso, hito a hito para posibilitar que el sueño de la llegada del AVE sea posible cuanto antes", ha dicho.

Además, en el transcurso de la visita, González Marín ha supervisado las pruebas de carga efectuadas durante la jornada de este martes en el viaducto sobre el Arroyo de la Viñuela, contiguo al citado túnel. Este viaducto tiene una longitud de 343,5 metros y 8,5 metros de ancho y está compuesto por dos estribos dobles y 18 pilas (9 por cada viaducto).

El tramo Arroyo de la Viñuela-Quejigares tiene 4,9 kilómetros de longitud total y discurre íntegramente por el término municipal de Loja, en la provincia de Granada. Las obras de este tramo, que fueron adjudicadas por importe de 105.530.034 euros, se encuentran actualmente por encima del 85 por ciento de ejecución.

El túnel perforado es de tipología bitubo, compuesto de dos túneles en paralelo dotados cada uno de ellos de vía única electrificada y dos andenes. Cada tubo tiene una sección libre de 55 metros cuadrados sin incluir andenes y vía. A mediados de mayo de 2010, ADIF concluyó la perforación del tubo I y en el mes de junio se inició la perforación del tubo II.

El revestimiento del túnel se ha realizado por medio de anillos de dovelas prefabricadas de hormigón armado reforzado con fibras de acero de 32 centímetros de espesor. El hueco entre la excavación y el exterior del anillo de dovelas es inyectado con mortero de cemento inmediatamente después de que el escudo en su avance libera el revestimiento.

El viaducto del Arroyo de la Viñuela está formado por una estructura doble con vigas artesa prefabricadas, con longitud total de 343,5 metros, repartidas en 10 vanos de longitudes 32 y 31 metros en los vanos iniciales y finales y 35 m en los vanos intermedios, tanto en viaducto izquierdo como en el derecho.

ADIF ha realizado las correspondientes pruebas de carga estática, mediante el empleo de camiones sobre la plataforma construida, como ensayo previo a la colocación de la superestructura ferroviaria (vía férrea).

La prueba de carga estática ha consistido en la lectura de flechas (deformaciones de la estructura) en determinados puntos de la estructura, tanto después de someterla a un estado de cargas mediante la colocación de vehículos con un peso determinado, como después de descargar la estructura para comprobar la recuperación y confirmar el comportamiento elástico de la misma.

La línea de alta velocidad Antequera-Granada se compone de un total de 17 tramos, incluido el tramo de integración ferroviaria en Granada. En estos momentos diez tramos se encuentran adjudicados y/o en fase de obras con una longitud total de 79,2 kilómetros, lo que unido al tramo en licitación Nudo de Bobadilla-Antequera y al tramo Loja-Tocón (realizado por la Junta de Andalucía y en servicio) suponen actuaciones en más de 101 kilómetros (81 por ciento del trazado), según ha detallado el presidente de ADIF.

Los tramos en obras o adjudicados son: Nudo de Bobadilla (Antequera) Fase I, Nudo de Bobadilla (Antequera) Fase II, Antequera-Peña de los Enamorados, Peña de los Enamorados-Archidona, Archidona-Arroyo de la Negra, Arroyo de la Negra-Arroyo de la Viñuela, Arroyo de la Viñuela-Quejigares, Tocón-Valderrubio, Valderrubio-Pinos Puente y Pinos Puente-Granada. Otro tramo, el Nudo de Bobadilla-Antequera, de 10,5 km, se encuentra en fase de licitación.

Consulta aquí más noticias de Granada.